domingo, 30 de abril de 2017

Definición de Poesía


La poesía es el arte de transmitir con palabras los sentimientos.

La Poesía es una maravillosa expresión artística, donde el sentir del espectador depende de la calidad del artista.

Si éste nos emociona, conmueve, enternece e impresiona, significa que ha podido expresar con palabras sus emociones, si no lo logra, significa que no es poesía.


Como se escribe una poesía
  • Una composición, antes de ser una canción, debe escribirse.
  • Luego existirá una revisión y se convertirá en un poema.
  • Si luego a ese poema, se le incluye una melodía, será una canción.
  • Escribir un ensayo científico es similar a redactar un poema, en ambos casos se necesita aplicar el arte de la inspiración, con el deseo de lograr el objetivo de trascender.
  • Siempre es conveniente dedicarle el tiempo necesario a cada poema, detalles como la métrica matemática, la rima consonante, y emplear las palabras adecuadas, ayudaran a la musicalidad de los versos.

Cómo deben ser los poemas

  • Los poemas deben ser historias extensas o breves, pero con descripciones sencillas y agradables.
  • Ellas divulgaran los sentimientos del autor, sean o no sus vivencias.
  • Los escritos poéticos permiten recordar lo que se estableció en nuestra mente y en nuestro corazón.
  • La edad no es condicionante para iniciarse en la escritura de la poesía.
  • Los momentos ingratos pueden escribirse para tratar de expulsar de la mente esa tristeza.
  • Las situaciones felices perdurarán por siempre si las escribimos.
  • Con la poesía también se puede educar, por ejemplo mencionando las Normas de Transito, detallar los lugares de alguna ciudad, enseñar cómo dibujar, describir a algún sujeto, además de evocar al amor.
  • Siempre deberá contener entre líneas un mensaje de afecto, porque cuando las historias se transmiten con cariño y ternura, estas serán recordadas con agrado.
  • La historia del Poema de Amor debe ser sencilla de leer.
  • Un Poema Romántico nos hace suspirar, evocar e invita a soñar con el amor.
  • Es un triunfo, cuando se llega a conmover con los versos, pues eso significa que los poemas han llegado al corazón y a la mente del público que los escucha y lee.
  • Además, cuando uno recita uno de esos poemas, experimenta sensaciones únicas, debido al mensaje que se envía con la mirada, entonación y la expresión corporal.





Libros y Diccionarios
  1. Para escribir un Poema de Amor siempre es bueno recurrir a uno o varios diccionarios, para emplear las palabras adecuadas.
  2. El libro de Sinónimos e ideas afines, nos puede servir para ubicar las palabras precisas en cada verso.
  3. Las imágenes y figuras literarias deberán ser de fácil comprensión.

La inspiración del poeta
  • Con el deseo de perpetuar nuestros recuerdos, los humanos tratamos de plasmar con palabras escritas sobre el papel algunos hechos inolvidables de nuestra vida, que regularmente involucra seres y lugares queridos.
  • Las ideas sobre un nuevo poema, aparecen en cualquier momento.
  • Para inmortalizar esa historia, siempre es conveniente llevar consigo un lapicero y una hoja de papel, para empezar a escribir ese momento.
  • A veces es algún pensamiento confuso, alguna tristeza que embarga el corazón, o alguna historia que acaba de oír de un tercero, que parece interesante, como para que se convierta en poema.
  • Pero a veces es difícil empezar a escribir esa primera línea.
  • Para iniciarse en la escritura, se debe empezar redactando algún hermoso momento de nuestra existencia, compartido con algo o un lugar inolvidable, nunca un ser humano.


· Redactar evocando a aquella cariñosa mascota que nos acompañó por mucho tiempo.

· escribir lo que sentimos sobre aquel cuento que nos cautivó

· Recordar ese hermoso paseo al campo

  • Para empezar a escribir un Poema, primero hay que perderle miedo a la hoja en blanco, y así compartir con ella nuestras las penas y tristezas, lo que hace que dichos sentimientos se diluyan.
  • Si el triste momento ha sido nuestro, al escribir todo el sentir, se dilata en algo la pena.
  • Luego existen dos alternativas:

romper el papel en mil pedazos así se irán a la basura esos nada gratos momentos,
colocar la fecha y guardarlo entre sus más preciados tesoros, porque uno nunca sabe cuándo se pueden convertir en un cuento o en un poema.


Lo importante es dejar aquellos escritos guardados durante un tiempo, para revisarlos cuando se esté tranquilizado.





"Fotografías de Barranco" Poema de Fátima Rodríguez Serra



208

viernes, 21 de abril de 2017

Ruta del Funicular de Barranco


Pasaje Funicular

Uno de los principales lugares de esparcimiento del distrito de Barranco, fueron sus playas, siendo las pendientes de las actuales calles Sucre y Abregu, las rutas naturales de descenso de los pescadores, así como para el abastecimiento de agua filtrada proveniente de los chorrillos, que emanaban de los cerros.

Sendero del Funicular



¡Quizá por ello se convirtió en el sendero preferido para disfrutar del mar!.


Por una estrategia comercial, de una religión que había instalado media docena de parroquias en el distrito, se modificó la ruta de descenso, truncando la de las calles Sucre y Abregu, para redirigirla hacia un lado de la ladera, en parte de la actual calle Ermita, lugar donde esa iglesia habían instalado una parroquia, para que previo paseo a la playa, obligatoriamente se deba pasar por ella, y luego continuar por la ya edificada Bajada de los Baños, preparando una pendiente al lado de la ladera, a la cual se le habilitó una baranda de madera.



  

Quizá por la demanda de los vecinos por llegar de manera más fácil y rápida a la extensa y hermosa playa de piedras, en el año 1883 se decidió construir un funicular de doble vía, en la calle Domeyer, ubicada justo al otro extremo de la parroquia.


El funicular fue inaugurado en el año 1896, accionado por un sistema hidráulico, permitiendo subir y bajar al mismo tiempo ambos vagones, cada uno con capacidad para 28 personas.



En octubre de 1903 se truncó el servicio,  por falta de pago al municipio;  pero hacia el año 1910, volvió a funcionar, esta vez gracias a nuevas inversiones en motores eléctricos, que funcionaron sólo hasta el año 1927.



La construcción de los Baños de Barranco, motivaría su re apertura en 1930, funcionando por muchos años, por la importante afluencia de público durante todo el año, ya que el nuevo local además de áreas habilitadas para el recreo y esparcimiento, tenía un amplio comedor donde se escuchaba música.



El acceso vehicular construido en el año 1971 en la nueva vía llamada Costa Verde, provocó que disminuyera su demanda, sin embargo aún trabajó durante los meses de verano; hasta el año 1976, en que se clausuró.








domingo, 16 de abril de 2017

Vigilantes particulares en Miraflores



La inseguridad de residir en el distrito de Miraflores, comienza con la cantidad de desconocidos que llegan al distrito todos los días.

Casi 600,000 personas, nos visitan diariamente por razones labores, por compras, por estudios, por paseo o para visitar a alguien, pero cuántos de ellos, vendrán con las intenciones de robar, aunque es posible que muchos de los ladrones también residan en el distrito.

En el distrito de Miraflores se han registrado 1,570 vigilantes particulares, los cuales se supone están autorizados a permanecer en la vía pública,  y/o en las casetas, que están ubicadas en veredas, pistas y jardines del distrito.

Existen más de 8,400 autorizaciones de funcionamiento de empresas, de las cuales casi el 30 % son negocios con atención al público, la mayoría de las cuales también tiene uno o dos vigilantes, pero en estos casos no están registrados en la Municipalidad, debido a que no ocupan un lugar en la vía pública, sino dentro del negocio, el dato circundaría los 2,500 vigilantes de negocios.

Durante los últimos años se han construido alrededor de tres mil edificios de departamentos, los cuales, por diversas razones, deben tener personal que supervise la puerta de ingreso. En la mayoría de los casos son dos personas, que permanecen durante 12 horas, lo que representa más de 6,000 ciudadanos de otros distritos.

Todos esos conceptos, suman casi seis mil personas que laboran en actividades de resguardo, que conocen la rutina de los habitantes de los negocios, edificios y todo a la redonda, porque eventualmente salen hacia la puerta principal a reconocer el entorno, y de paso observar que es lo que ocurre alrededor de la cuadra.

Ellos, además de cumplir la función para lo cual los han contratado, tienen valiosa información sobre la rutina de cada uno de que lo contrataron, y de los vecinos.

Lo delicado es que muchos de ellos, podrán ser conocidos de quien los contrató, pero son unos desconocidos para el resto de los residentes de la cuadra.

Posiblemente la mayoría sean personas honestas, pero existe una gran posibilidad que algunos de ellos, no lo sean, y tengan información que pueden compartir con delincuentes.

Es lo lamentable de residir en una ciudad donde la población flotante, es seis veces el números de sus residentes.



Vigilantes en la vía publica



Además, es preocupante la indiferencia que se observa entre los residentes miraflorinos, ante varios centenares de personas dedicadas a los servicios de seguridad, que laboran como vigilantes privados, para empresas o para casas particulares.

Ellos deben realizar su labor sentados sobre precarias bancas o sillas, ubicadas sobre las veredas, en las pistas, bermas y jardines, expuestos a las inclemencias del viento, garúas y lluvias, gases de los vehículos, etc., sin acceso a los servicios higiénicos ni algún lugar donde lavarse las manos.

Esos trabajadores laboran durante 10 horas o más durante el día o la noche, en condiciones deplorables, posiblemente sin ningún tipo de beneficios sociales, seguros médicos, pues nadie controla siquiera si reciben el justo pago, considerando sus largas horas de trabajo en especial en días feriados.




¿Los vecinos miraflorinos que contratan ese tipo de servicio están seguros que sus activos están bien cuidados?  

No lo creo, menos aun cuando esos servicios son requeridos justo por la necesidad de salir y dejar la casa y sus bienes a merced de los delincuentes, por la indiferencia ante los seres humanos que contratan para cuida sus activos, es poco probable que realicen una perfecta labor.

La mitad de esos casi 1,600 vigilantes privados, utiliza casetas construidas por cinco paneles de  madera, metal plástico, fierro, vidrio, tela o la combinación de todas, la mayoría en pésimas condiciones, sin iluminación interna, también sin acceso a los servicios higiénicos básicos, ni a algún grifo de agua.

La otra mitad de vigilantes están ubicados en la vía pública.

¿Quién debería velar por ellos? La Municipalidad distrital o el Ministerio de Trabajo.

Adjunto fotografías donde se les aprecia sentados sobre sillas rotas y desniveladas, abrigándose con cartones, dejando sus loncheras sobre la sucia vereda o en la rama de cualquier árbol.

¿Se puede hablar que en distrito de Miraflores es una ciudad próspera y segura con este tipo de paisaje?.

Cuando escucho a algunos residentes miraflorinos decir que el alcalde está realizando una buena gestión, yo supongo que también deberían observar lo que sucede fuera de las casas de sus vecinos, porque es justo en la urbanización Aurora donde es constante ese desprecio al trabajador peruano.


Las Casetas de Seguridad






Como medida de protección muchos vecinos han instalado casetas para sus vigilantes, pero ellas también impiden el normal tránsito peatonal, estos lugares a veces también son lugares  de escondite para extraños, y además que maltratado personal que vigila se sabe de memoria todo el transitar de los vecinos. 

¿Por qué los vecinos miraflorinos confían tanto en ese tipo de servicio?





372

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Más leídos del Blog