viernes, 30 de marzo de 2012

La Literatura y los billetes peruanos



En el año 1990, mientras laboraba en el Banco de Reserva, me delegaron que prepare propuestas de personajes que serían inmortalizados en los billetes nacionales.

Mi primera decisión fue identificar a los literatos, aquellos cuyas obras históricas, cuentos, novelas, poemas, llenaron mi corazón de sabiduría, aunado con imágenes relacionadas con su lugar de nacimiento, obras principales, o el protagonista de una de sus historias.

Por esa razón estructuré una maravillosa lista de letrados, colocando en lugar preferente a una dama, nuestra Isabel “Chabuca” Granda, en el billete de la mayor denominación, pero no sería yo la que decidiera esa asignación.

Como ciudadana nacida en el distrito de Barranco, decidí que la imagen de doña Chabuca estuviera acompañado con la del Puente de los Suspiros, y la clásica vista del caballo de paso.

Por alguna razón se determinó que un aviador figure en la serie de menor denominación, sin embargo personajes ilustres como Porras, Valdelomar y Basadre, figurarían en los siguientes valores, con imágenes relacionadas con su entorno.

Grande fue mi sorpresa al ver que en la máxima denominación colocaran a un ser que nunca existió como tal, esa imagen no corresponde al personaje aludido, nada tiene que ver con la literatura ni las artes, supongo yo, que la razón fue porque los que la promocionan pertenecen a la única empresa que en nuestra nación tiene derecho a siete días feriados no laborables, ni la patria tiene tantos feriados, el poder de algunas empresas es poco creíble.

Ahora resulta que a pesar que los medios de pago son una manera de difundir la historia, por alguna razón las características de la imagen de los billetes peruanos han cambiado drásticamente, el rostro de los personajes han sido ampliados, han eliminado o minimizado el entorno del personaje, “engordándolos” de manera virtual, dejando de ser el personaje inicial.

Pareciera que corresponden a alguna obra relacionada con el “animé japonés”, y lo peor, sus anversos ya no guardan concordancia con su historia.

Cuanto desearía que los funcionarios del Banco Central de Reserva del Perú y de la Casa Nacional de Moneda, recapaciten, y coloquen a la dama de la poesía peruana María Isabel Granda y Larco, Chabuca Granda, en los billetes peruanos de mayor denominación.






Falsificación de Numerario



miércoles, 28 de marzo de 2012

¿Habitamos entre desperdicios?



Pocas veces se observa que en las hermosas ciudades, es donde se genera la mayor cantidad de desperdicios.


En promedio, son dos kilogramos de residuos sólidos, que terminaran en zonas alejadas, pero el impacto será sentido por todos los habitantes del planeta Tierra.

He determinado que habitamos entre desperdicios, si nuestro consumo normal de alimentos no debería superar los 1500 gramos al día, ¿Por qué diariamente colocamos en la vereda esos dos kilos, de los cuales 500 gramos corresponden a residuos de alimentos?. ¿Por qué se multiplica por 8 la cantidad de basura que arrojamos a diario?

Pero la pregunta menos respondida es:

¿Por qué necesitamos tantos bienes físicos para sobrevivir?


El tema del reciclaje nada tiene que ver con el comentario, el problema es la necesidad física de “tener cosas”.

Tampoco compromete a las municipalidades ni al gobierno, corresponde a cada ser fijarse metas en la cantidad de desperdicio que le dejará al planeta, así como proyecta el grado educativo que desea, el espacio que requiere para su hogar y la cantidad de bienes, también debería proyectar de cuanta “basura”  será responsable.

Los últimos cuarenta años, desde niños estamos contaminando el planeta sin saberlo, con los pañales desechables. Son justo aquellos con mayores ingresos que residen en los barrios residenciales, los que los emplean. Se  usa en promedio cinco mil pañales en los dos primeros años de vida


Si de responsabilidad se trata, deberíamos revisar nuestras costumbres y conducta, el proceso de reciclado es una muy buena alternativa, pero disminuir los niveles de desperdicios sería óptimo.

Seleccionando lo que requerimos para vivir, mejoraría nuestra conducta cívica.

No pensemos en nuestros descendientes, especulemos en nosotros, en descubrir que no requerimos de tantas cosas o alimentos, al saber que ante cualquier eventualidad de escasez nuestras necesidades serían mínimas, que perfectamente podríamos sobrevivir ante un desastre ecológico o una invasión.


Fotografías de la playa del distrito de Miraflores, captadas el miércoles 28 de marzo del 2012, 6:30 am.  
Repleta de residuos de papel, bolsas, y otros desperdicios.


279

En sobre de plástico o bolsa de papel


Ante una ciudad en que cuando llueve las pistas y veredas se llenan de lodo, que los árboles están impregnados de la suciedad del ambiente, y al no existir servicios higiénicos públicos en los principales centros de afluencia donde las personas pueden asearse en el camino de su labor, es normal que nuestra correspondencia llegue sucia, mojada y hasta arruinada.

Por ello pensando cual sería la mejor manera de repartir mis invitaciones para las actividades culturales que realizo, decidí por dos alternativas, la vía virtual, donde sólo el 20% de mi base de datos confirma que le llegó la invitación y aún es menor el porcentaje que me asegura que la leyó a tiempo, aunque se la envié 15 días antes, o las invitaciones las entrego personalmente en lo cual aparentemente no hay pierde.


Sin embargo cuando las debo dejar en la puerta de las casas, también existen varias situaciones que impedirán que las lean: que esté lloviendo, el piso esté mojado y se moje la invitación, que el perro se la “coma” antes que la recoja el destinatario o que se traspapele con todo tipo de volantes y correspondencia.

Ante ello, también debo optar por dos alternativas, colocarla en su inmaculado sobre blanco (como se estila) o ponerla dentro de una bolsa de plástico para evitar que se ensucie con la lluvia, suciedad y los restos del engreído.


Ante esas opciones decidí colocarla en un sobre blanco dentro de una bolsa transparente, si es posible a prueba de mordedura de perros, para tener la certeza que mi invitación llegue de todas maneras a su destino.

De otro lado, sería interesante saber en que quedó mi artículo escrito el 18 de julio de 2008, donde señalo que según una ordenanza está prohibido repartir volantes, casa por casa o a la mano, a no ser que esté autorizado, además de informarme sobre la norma donde se encuentran las condiciones para solicitar ese volanteo (en el TUPA no lo encuentro …).


Cómo es que todos los supermercados, restaurantes, universidades, telefonías, funerarias, inmobiliarias, bancos, y otras empresas consideradas “principales contribuyentes” invaden con ese tipo de volantes nuestras casas, además de los gasfiteros, monedas antiguas, clases de inglés, reparación de computadoras, gimnasios, etc. que a veces sólo consigna un teléfono o se encuentra en otro distrito, adicionalmente a la publicidad política en época de elecciones, y en cuyos volantes no parecer existir algún sello de aprobación edil.


Si no está autorizado ese volanteo y alguien lo detecta, se aplicará una multa (equivalente al 10% de la UIT), pero también me encantaría saber como es el sistema de cobro de la multa cuando el volante sólo consigna un teléfono y el que volantea es un menor de edad.



50

sábado, 3 de marzo de 2012

Un contradictorio Día de la Mujer

Considero que resulta absurdo celebrarlo

Años atrás se había titulado el día de la mujer que trabaja, pero como ya existía un 1º de Mayo, se decidió llamar el 8 de marzo simplemente el Día de la Mujer.

Está claro que ya no puede celebrarse el Día de la Mujer que Trabaja, porque después de haber luchado en tantos campos para conseguir ciertos derechos e igualdades, al menos en nuestra patria, el Perú, la mayoría de esos derechos se ha ido perdiendo de manera disimulada.
Obtener los descansos en el día domingo, los derechos a la hora de lactancia, la jornada laboral de 8 horas, el acceso a la participación, es en la mayoría de los casos una utopía para las peruanas.


Origen


Las iniciales celebraciones se debieron porque las mujeres habían logrado igualar en muchos aspectos los beneficios de los hombres.

Actos cívicos como el derecho al voto, a la participación en democracia, la igualdad en horarios y de salario, a las prestaciones de salud y educación. Con el deseo de lograr un universo más justo, equitativo y solidario, pero muchos de esos esfuerzos se han perdido, palabras como la protección, promoción, defensa y participación del género femenino en la comunidad prácticamente no existen, ni han logrado sobresalir en las áreas científicas ni sociales.


Fotografía obtenida del internet
Aquellos reconocimientos públicos hacia un determinado modelo de mujer, son para aquellas que siempre tienen portada en los medio de prensa, gracias a sus contactos.


La mayoría de agasajadas, son damas que poco han realizado por voluntad propia, han desempeñado un cargo público, contratada por el gobierno de turno, supuestamente ha logrado tal o cual mérito, lo cual no es verdad, debido a que se le pagó dinero público para hacerlo, y mirando el nivel de abandono de nuestras ciudades en los aspectos económicos, culturales y sociales, obviamente hicieron una precaria labor, quedando en el anonimato millones de damas que buscan progresar en disímiles situaciones y oportunidades.

Logros aparentes

Muchas instituciones deciden celebrar ese día sin conocer la real situación de las damas que requieren laborar asalariadamente dentro y fuera de su hogar por la necesidad de cumplir una obligación con sus niños, algunos abandonados por los padres.

Por ejemplo, después de haber establecido horarios de trabajo de 45 horas a la semana para las mujeres, en las últimas décadas, se les ha igualado a 48 horas.


Fotografía obtenida del internet
En temas de jubilación, las damas podían pre jubilarse a partir de los 50 años, y los varones 55, actualmente se ha igualado a todos a 65 años, sin considerar que hay factores de fortaleza física en las mujeres que laboran en las fábricas y centros de servicios, de pie y acarreando pesados bultos, que mermarán su productividad a partir de los 50 años (por ello se estableció esa edad para la jubilación, situación parecida a la de otras labores como la minería y pesca).


En términos monetarios, es común que las damas reciban salarios equivalentes al sueldo mínimo o menos, siendo el destajo su principal sistema de ingresos, sin algún control de parte de las autoridades, y muchos menos con coberturas de salud ni sistemas de jubilación.

Los horarios de Trabajo, las damas que laboran para las fábricas o las empresas de servicios, deben aceptar una disponibilidad desde las 6 am. hasta las 11 p.m., aunque sean turnos de 8 horas, pocas veces conocen cuál será su horario en los siguientes días, el que es modificado a discreción del empleador, ignorando que la mayoría de ellas debe atender a niños en edad escolar; inclusive laborando los días domingos (por el cual lucharon), privando a sus niños de su compañía, por satisfacer las demandas del mercado.



Zapatos puntas de acero



Fotografía obtenida del internet
Por otro lado, ese mismo grupo poblacional debe cumplir con ciertos reglamentos laborales, como utilizar zapatos de punta de acero que son confeccionados para los pies de un hombre, cuya estructura es muy distinta a la de las damas. Ellas en la obligación de usarlos destruyen sus pies, empiezan a rompérseles las uñas, se tuercen sus dedos de los extremos y tienen problemas para caminar.

Además por la costumbre femenina de utilizar tacos de distintas medidas, el usar dichos zapatos prácticamente planos, por la obligación de estar de pie durante las 8 horas, les ocasiona profundos dolores de pantorrillas y de rodillas. Situación que se agrava con las damas mayores de 40 años o las embarazadas.

Perfectamente podrían utilizarse protectores externos, como se aprecia en la fotografía, para evitar usar zapatos confeccionados para el pie del hombre.

Fajas de protección lumbar


Fotografía obtenida del internet
Fotografía obtenida del internet
Situación similar ocurre al colocarse las fajas de protección lumbar, fabricadas para la estructura física de los varones, los cuales no tienen cintura ni senos.

Las damas deben ponerse dichas fajas, lo cual las maltrata al rozar con su anatomía femenina además de malograr su vestimenta por dicho roce. Dicha prenda de seguridad industrial no llega a cumplir su cometido debido a que constantemente se mueve, trayendo problemas en la columna vertebral, a extremos que hasta daña las costillas flotantes.

Además el vacio que dejan los tirantes, ante el pecho femenino (que no es recto como el masculino), ellas sufren la incomodidad propia de un implemento equivocado.



Guantes, cascos, herramientas, etc
La mayoría de estos implementos han sido fabricados pensando en la estructura física y fuerza de los hombres, y la situación en el uso femenino es similar, lo cual ocasiona una serie de problemas, pocas veces cuantificados por alguna autoridad. 



Entonces ¿para qué celebrar "El Día de la Mujer"'? si continúan ignorando el malestar de millones de damas de nuestra comunidad.


412

jueves, 1 de marzo de 2012

Mi opinión sobre la Mamografía




Desde hace más de 20 años, es frecuente escuchar a los médicos, la necesidad que las mujeres a partir de los “XX” años, se realice una mamografía cada 6, 12 ó 24 meses.

El concepto de mamografía la mayoría de mujeres y hombres ya lo conocen.


Yo recuerdo que en los años 1960, días antes de regresar a la escuela, todos los niños debíamos pasar por los “Rayos X” para determinar si estábamos bien de salud (es decir que no hubieran tuberculosos), existiendo muchos otros sistemas de comprobarlo sin irradiarnos, por ello en la década de 1970 esa práctica fue suspendida.

Mi analogía con la mamografía es pensar en un trozo de asado, una carne que por su espesor debe permanecer un buen tiempo en cocción, cuando es en una sartén se aprecia por fuera cuando se está cocinando o quemando, mientras que en el horno microondas la cocción es por dentro, por lo tanto no se ve cuanto está cocido hasta que llega al exterior.



Igual sucede, para mí, con la mamografía, los rayos están ingresando al organismo y “cocinándolo”, lo que conlleva a crear pequeños coágulos de sangre que conforme se insista en realizar ese “análisis” se continuarán quemando pedazos de carne, venas y sangre.


Durante mucho tiempo se mencionaba que el cáncer a las mamas se daba entre aquellas mujeres que nunca habían tenido hijos o lo habían tenido en edad avanzada, ante lo cual mi respuesta es que posiblemente ese grupo ha abusado de los métodos anticonceptivos orales o algún tipo de hormonas, cuyos componentes químicos les ocasiona ese tipo de tumor.
Ante mi resistencia a someterme a esas pruebas, varios médicos cuestionaron mi teoría, mencionando que hasta a las monjas de clausura se les había detectado dicha enfermedad, pero mi respuesta siempre fue “yo conozco mi vida, no la de esas damas”.


Sin embargo existen dos  interrogantes sin responder:
¿Por qué los hombres también se enferman de cáncer a las mamas?

¿Por qué han padecido y/o muerto de esta enfermedad mujeres que han alumbrado hijos entre los 20 y 30 años?
Mi hipótesis, en el primer caso puede ser la cantidad de hormonas de distinto tipos que los hombres acostumbran ingerir por diversos motivos.

En el segundo caso, es que las damas que tienen hijos, desean continuar viviendo con buena salud y empiezan a irradiarse a partir de los 40 años, por ello cuando llegan a los cincuentitantos se les detecta “el cáncer de mama”.

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Más leídos del Blog