martes, 12 de diciembre de 2017

Casa Morisca en Barranco



En la cuadra 4 de la avenida San Martín del distrito de Barranco, existe una antigua y alguna vez hermosa construcción.



Residencia que debe haber sido edificada hacia la década de 1930, de tres niveles, con un retiro en la parte delantera, en el estilo marroquí o árabe,  influenciado en la cultura y costumbres de Oriente Medio, aunque con un toque mediterráneo. 
Se le conoce como la casa Morisca de Barranco.


Esa edificación Morisca cuenta con dos niveles, y una torre, reforzada con madera o acero.


En la construcción de este estilo, se utiliza una variedad de materiales, texturas y colores. Predominando los colores vivos como los rojos, naranjas, ocres, así como distintos adornos tallados en yeso, en las puertas, ventanas y balcones.


Este inmueble fue construido mediante muros de quincha  (adobe), y madera.
Tiene una cubierta artesonada al igual que en la galería y el mirador, acondicionando vigas de madera talladas y policromadas.



Las ventanas, puertas, balcones, barandas, soportes, durmientes, cercos, terrazas y los techos superiores,  fueron construidos de madera.


Los arcos son visibles en toda la vivienda, en ventanas, puertas, balcones, en distintos diseños: en forma de herradura, apuntados, tumidos, o lobulados, esos arcos hacen recordar a las mezquitas. 
Las ventanas estaban adornados con vidrios de colores y biselados.


Por información de uno de sus antiguos residentes, las escaleras son de mármol de Carrara, y los pisos son azulejos y/o mosaicos, en tonos verdes y azules.


La mayoría de farolas interiores o exteriores, fueron forjadas en fierro o cobre, con diversos agujeros por donde filtra la luz, creando un mosaico de luces y sombras, estaban ubicadas en los pasadizos, escaleras y patios.


En la década de 1970, en la parte superior, residía el Dr. Brambilla.



Es una casa emblema del distrito de Barranco, a pesar de estar totalmente abandonada.



24

domingo, 3 de diciembre de 2017

Parque del Amor en Miraflores



El área ubicada en el acantilado derecho del Malecón Balta, que durante muchos años fue un terreno baldío, empezó a embellecerse a mediados de la década de 1960, tiempo antes de la construcción del puente Villena.

Puente Villena en construcción - al lado se observan las áreas verdes
Fotografía Derechos Reservados

Al entregar el nuevo puente Villena a la ciudad, la zona empezó a tener un mayor tráfico vehicular y peatonal, convirtiéndose en un área más concurrida.

Vista Panorámica donde se observa un parque con áreas verdes, junto al Puente Villena
Fotografía Derechos Reservados

Las fotografías de aquella época demuestran que las áreas verdes de aquel pequeño parque, estaban muy bien cuidadas.

Fotografía del artista Cesar Campos

En dicho parque y muy cerca al acantilado se había colocado la escultura del artista plástico Cesar Campos.

Fotografía del artista Cesar Campos

Pero por lo solitaria de la zona, aún no había captado el interés de los vecinos en edificar sus viviendas.




Hacia la década de 1980, y a  unos 300 metros del puente Villena, se inauguró el parque Raimondi, el cual era una pequeña zona con un curioso monumento, algunas bancas y áreas verdes.



Por esos años, esas dos zonas eran los únicos lugares con áreas verdes en todo el solitario malecón Cisneros, quizá ese fue el motivo que la zona empezó a ser el centro de reunión de los enamorados, porque además de admirar el mar, se aprecian unos hermosos atardeceres.



Un dato que formará parte de la historia del Malecón Cisneros y de ambos parques, es que entre los que más frecuentaban la zona, eran las empleadas domésticas de los hogares miraflorinos, que curiosamente, tenían una relación con personal subalterno de las fuerzas armadas.



Por aquella época, parecía que no existían las leyes laborales para el servicio doméstico, y aparentemente sólo tenían unas horas para salir a pasear, porque alrededor de las 10 de la noche, ambos parques lucían vacios.



Todos los malecones, siempre han sido frecuentados por toda clase de personas, no deseo centralizar el tema en un solo grupo humano, pero en el caso del diseño de la escultura y del parque, quizá tenga un motivo.


A principios de la década de 1990, el alcalde miraflorino en ejercicio, deseaba ampliar su base de votantes, con el deseo de postular para el cargo de la capital, por ello, acostumbraba realizar fiestas, donde invitaba a venir a Miraflores, a todos los ciudadanos de la ciudad de Lima.

Quizá por esa razón, y considerando que la zona junto al Puente Villena, ya era frecuentada por miles de enamorados, creyó conveniente renombrarla, con el nombre de "Parque del Amor", el 14 de febrero de 1993.



Algunos comentarios afirman, que trató de imitar al parque Güell de Barcelona, diseñado por Gaudí, relatos sin fundamento, porque el parque Güell tiene un aspecto muy ordenado y siempre está bien cuidado; diferente al parque del Amor, que tiene un piso de tierra y piedras que dificulta el caminar, senderos de madera con los clavos visibles, y que gran parte del mobiliario se encuentra gastado y roto desde hace años, además de estar ubicado en una pequeña área.


Un detalle censurable, fue retirar la escultura del artista Cesar Campos, cuando pudo dejarla en algún lado del parque (además, se ignora dónde la reubicaron), para colocar una escultura atípica, de 12 metros de largo por 3 metros de alto, donde se observa a una pareja (hombre y mujer), recostados y besándose; inspiración del artista que lo creó.

Mención aparte, merece un comentario del artista, pues da a entender una pésima administración edil hacia los parques y jardines:

“… nos fuimos a dar una vuelta por los acantilados, empezamos a buscar el espacio, de pronto llegamos a un lugar donde había una escultura abandonada de mi amigo Campos. Alrededor estaba sucio, ¡parecía un basural!” (*).


Este pequeño parque, está rodeado de jardines (cuyas flores son reemplazadas cada tres meses), tiene un hermoso decorado en una fila de palmeras, es uno de los lugares más visitados de la ciudad de Lima, en especial por los recién casados, quizá por la maravillosa vista al mar, o por algunos mitos.



En los laterales, se han colocado muros de aproximadamente un metro de altura, de forma ondeada, revestidos con mayólicas de colores, habilitando pequeñas ventanas, como para admirar el panorama a través de ellas. En esas mayólicas, se han escrito versos de diferentes poetas, muy pocos con temas románticos. De casi 80 poetas, sólo 7 son damas.


El Parque del Amor, tiene habilitados servicios higiénicos, y un pequeño kiosko de productos para comer y algunos recuerdos miraflorinos.
 

 (*) Fuente: Víctor Delfín: "El día que deje de amar me muero" (La historia del Parque del Amor). Entrevista de María Fernández Arribasplata. El Comercio, 13 de febrero de 2013.
http://elcomercio.pe/blog/huellasdigitales/2013/02/victor-delfin-el-dia-que-deje



101

viernes, 1 de diciembre de 2017

Poema "Birthday"



Pocas veces escribo poemas en un idioma distinto al castellano, cuando las circunstancias lo ameritan, reúno mis libros y diccionarios para lograrlo, y fue así, que hace siete años, escribí el poema "Birthday", para regalárselo a un amigo griego, a quien conocí mediante las redes sociales, porque nos une la admiración ante las obras de la rama de abstracción en Bellas Artes conocida como Arte Óptico - Op Art.

Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, descubrí que es un  hombre muy amable, y sobre todo, que siempre me hace reír, ese es el mensaje del poema, escrito como Décima.


"Birthday"

This is not any day
Today is your birthday
Where ever you are
So close or so far
You are always on my mind
For your messengers so kind
Your lines made me smile
And give some light
It is traveling to the sky
So silence and so quite.











153

sábado, 25 de noviembre de 2017

Vivir de la Poesía



¿Quien es un poeta? 


El que publica libros de poesía.
Aquel cuyos poemas son conocidos y/o declamados por muchas personas.
Quién tiene muchos amigos que le dicen que es un gran poeta.
El que obtiene premios porque aparentemente es un excelente poeta, pero nadie conoce sus versos.
O ese que realiza recitales de poesía.


Vivir de la Poesía

  • Si se habla de gestión cultural, es con el deseo de vivir de su arte, tesis que nunca he escuchado de algún poeta. Es frecuente oír a los poetas, que ellos escriben para regalar sus obras, porque consideran que la poesía no es negocio.
  • Aunque escribir también es un trabajo, casi ningún poeta concibe la poesía como un medio de subsistencia.
  • Parece que tampoco tienen el deseo que su poesía trascienda, quizá sólo desean trascender como poetas. Si se continúa escribiendo que la poesía no es un negocio, cada vez habrá más poetas mediocres, que escriben cualquier necedad a la que la llamarán poesía, con el pretexto que lo regalaran.
  • Se debe insistir en que el poeta debería vivir de su arte, si es que es un artista aceptará la crítica, que siempre es bienvenida, de lo contrario, que continúe escribiendo para sí mismo.
  • Además, no creo que sea necesario alguna profesión, arte u oficio, para escribir un poema.




Seguridad Social y Jubilación del Poeta

Es preciso que cada persona, independientemente a su profesión, arte u oficio, se preocupe en tener algún tipo de seguridad social y programa pensionario.

  • Sin embargo, en el ambiente artístico, no hay semana que no lea sobre alguna colecta para afrontar problemas médicos, en especial de seres dedicados a las artes y letras.
  • Obviamente ellos no tuvieron la prevención de guardar dinero para su futuro, y ese es un grave inconveniente para el país y los que cada mes pagamos impuestos, pues de alguna manera debemos asumir esa desidia.
  • Los últimos 25 años, la mayoría de personas que ejercemos una profesión, arte u oficio, si pretendemos lograr ingresos monetarios, debemos laborar mediante Recibos por Honorarios. Con ello tenemos recortado todo tipo de beneficios sociales, vacaciones, gratificaciones, seguro social, etc. 
  • Si queremos ser Artistas (creo serlo en las áreas de las Artes Plásticas, Poesía y escribiendo Ciencia Ficción), y los ingresos por esos conceptos no son suficientes para sobrevivir, deberíamos buscar otro medio de subsistencia, yo debí priorizar mis artes por mi profesión de Economista. 
  • De un PEA de 17 millones de personas, sólo 3 millones tienen esos beneficios, el resto debemos callar y continuar.
  • Mi comentario, ha sido escrito como una profesional en Economía, que espera sea exitosa la comercialización de todos los bienes y servicios con el deseo de progresar.
  • Por ello el poeta debería tener la misma oportunidad de vivir de su arte, cobrando una entrada por sus presentaciones, y de la venta de las grabaciones de su actuación o de sus obras.
  • Con el deseo que el poeta pueda vivir de su obra, y que el Perú deje de ser un país con muchos poetas pero sin poesía, es momento de citar a cada actividad por su nombre: la mayoría de eventos poéticos no son Recitales de Poesía, sino Lectura de Poemas. 
  • No es bueno continuar engañando al público, un acto es leer y otro recitar, en el primero, el protagonista interactúa con sus escritos, en la segunda, es un actor quien comparte sus vivencias (o vivencias ajenas) con el público, con el deseo de trascender.
  • Quizá por ello muchos de los escritores, se valen de sus contactos, de su dinero y otros medios para trascender, y no en su obra.


¿Por qué Recito Mis Poemas? Porque deseo Trascender


Como Docente de cursos de ciencias, dicto mis clases sin documentos de apoyo, debido a que disfruto comentando los conceptos de cada materia.

No me los aprendo de memoria, los relato como parte de mis vivencias, igual sucede con mis historias, cuentos y poemas, porque los incorporo a mi vida, y normalmente uno recuerda de lo que vivió.

Estoy escribiendo como Economista, que espera que todas las profesiones, artes y oficios sean rentables para sus ejecutores, lo que no sucede con la poesía, porque, por alguna extraña razón, la mayoría de “poetas” asegura que la poesía se regala.




"Poesia"



24

sábado, 11 de noviembre de 2017

Calle Ermita en el distrito de Barranco



La calle Ermita, durante varios siglos, era un sendero que conducía a un sector de la Bajada de los Baños.



Sendero que se iniciaba a unos metros del antiguo Camino Real (actual avenida Grau), y que continuaba hacia el horizonte.



Al haber sido una antigua ruta del río, se bifurcaba en varios senderos, uno hacia la calle Sucre, la misma calle Ermita, y la Bajada de los Baños (estoy colocando los nombres actuales).



Hacia finales del siglo XVIII, sus primeros metros, fueron un sendero de obligado paso de algunos ciudadanos, que habían instalado sus viviendas en la zona, principalmente, por estar cerca al mercado.



Hacia mediados del siglo XIX, la calle Ermita ya estaba construida, con elegantes mansiones de uno y dos pisos, en las que empezaron a residir familiar de muy buen nivel económico.



La pendiente por la calle Sucre, ya había sido clausurada, y ese era el camino obligatorio, para aquellos que requerían ir hacia la playa, aunque aún habían ciudadanos que optaban recorrer el antiguo sendero, y debía girar a la izquierda, para llegar hacia el sendero llamado Bajada de los Baños.



Para finales del siglo XIX, toda esa zona ya estaba urbanizada, desde el mercado, ubicado en lo que ahora está el puente de cemento, edificando viviendas que llegaban hasta la altura de la actual calle Sucre.



La calle Ermita, no era una cuadra recta, tenía una marcada curva a unos metros del mercado, y para llegar a la recién inaugurada nueva capilla, era preciso subir una pendiente, con similares grados de inclinación que el actual sendero.



Hacia principios del siglo XX, al modificar la puerta de ingreso de la capilla, hacia la explanada, la zona que daba al acantilado de la calle Ermita quedó despoblada.



Es de anotar, que en el sendero de la Bajada de los Baños, existían varias viviendas, de construcción precaria, que se habían instalado en el acantilado de dicha quebrada.



Ha principios de la década de 1920, y debido a la instalación de los Baños de Barrranco, algunos ciudadanos fueron tomando posesión de los terrenos del acantilado, ubicados a continuación de la iglesia Ermita.



La mayoría, pescadores y artesanos, que construyeron de manera muy precaria sus viviendas, las cuales no tenían servicios de agua ni desagüe, ni energía eléctrica.



Es después de mediados del siglo XX, en que a esas viviendas se les acondicionó con un sistema básico de agua y desagüe, y energía eléctrica, pero todo el sendero e inclusive las viviendas, tenían un piso afirmado y/o empedrado.



Con el transcurrir de los años, el pasaje se convirtió en un lugar turístico.



Las pequeñas casitas que en algún tiempo eran de los pescadores, se convirtieron en lugares donde se expenden alimentos preparados.



Cada una con un detalle distinto, que las hace atractivas al caminante.


Lo delicado, es que a algunos predios se les ha habilitado un segundo piso, y sus estructuras no están preparadas para tal.


Aunque igual puede disfrutar del hermoso paisaje y culminar visitando el parque del Mirador, ubicado al final de aquel antiguo sendero de piedra.



calle Ermita - Fotografía Derechos Reservados

101

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Más leídos del Blog