jueves, 24 de septiembre de 2015

Quinta Leuro en Miraflores


Uno de los lugares más hermosos del distrito de Miraflores, es la quinta Leuro.


La Quinta Leuro está ubicada en la avenida 28 de Julio en el distrito de Miraflores.


Esta identificada con los números 840, 842, 844 en la parte exterior, y con las letras del abecedario.


Fue construida en el año 1927 como parte de las casas destinadas a la clase media, por el tamaño y las características de la edificación.


En el año 1987 fue declarada como patrimonio inmueble miraflorino, con la finalidad de preservar una parte de la historia del balneario.


Todos los predios tienen características similares, muchos de ellos son mellizos en cuando su distribución, pero colocados de manera inversa.


Aunque los historiadores indican que en sus acabados tienen influencia de diversos orígenes, todos europeos.


Al igual que casi todas las construcciones de principios de siglo, sufrieron muchos inconvenientes debido al terremoto del año 1940, debiendo ser remodeladas íntegramente por sus propietarios y/o inquilinos.


Es uno de los pocos casos, en que se mantuvieron las condiciones idénticas, o al menos muy similares a las del patrón original.


Aunque hay zonas que parecieran permanecen iguales a cuando fueron construidas.


Quizá fue bautizada como quinta Leuro, porque por dicha época, ya estaba urbanizado el Barrio Leuro, viviendas con otras características en su construcción, con áreas de mayor metraje y muchas más zonas con áreas verdes.


Hacia la década de 1950, dicha quinta, también era conocida como Solar, quizá por su cercanía con dicha calle.


Existen hasta tres modelos de viviendas.


Las que se encuentran sobre la avenida, son edificaciones de un piso en una zona y de dos niveles en la otra, de mucho mayor metraje que las de la parte interior, y áreas verdes a los lados.


Al parecer, esta quinta está construida sobre una pequeña loma, porque se sienten algunos grados de inclinación mientras se ingresa a la parte inferior.


Las siguientes casas, son más pequeñas, siempre con jardín exterior y exterior, al parecer de menos habitaciones, pero manteniendo los decorados en las puertas, ventanas, techos y alrededores.


Hacia el fondo, se ubica varias pequeñas casas, adornadas con unas hermosas escaleras de medio circulo, que permiten ingresar a las casas del segundo nivel.


Todos los adornos permanecen casi iguales a cuando fue construida, al igual que el diseño central del techo a dos aguas.


A pesar de las transformaciones típicas de las remodelaciones, la belleza arquitectónica de esta quinta es esplendida.


Las barandas de madera, las lajas rojas, los adornos en las cornisas, las persianas de distintos diseños en las ventanas, cada detalle están muy bien conservadas.


Mención especial recae en los adornos de las puertas, cada uno con un estilo distinto


A algunas se le ha agregado una reja de fierro, por motivos de seguridad, que felizmente no modifica mucho el arte del tallado realizado en su oportunidad.


Cada ventana también tiene un estilo distinto, tanto en los materiales como los diseños.


Al parecer, las barandas que separan los predios son los originales, aunque pintado de distintos tonos, mantienen los adornos tallados que hacen del lugar un precioso espacio para vivir.


Escondidos senderos que conducen a los lados de la quinta


Los cuales están cubiertos con plantas, arbustos, flores, macetas y diversos adornos que hacen más encantador el ambiente.


Las columnas y los techos del segundo piso, tiene características únicas, que al estar muy bien conservadas, mantienen los rasgos propios de su fabricación, a pesar que van a cumplir un siglo.


Y lo más hermoso de esta quinta, es la cantidad de arcos que se encuentran tanto en las puertas, ventanas, y pasadizos


Razón que justifica ser patrimonio monumental de Miraflores.


Algunas casas tienen adornos en la parte externa, como pequeñas esculturas, maceras, campanillas, entre otros detalles.


Supongo que aquellas personas que residen en el segundo nivel, se sentirán acondicionados a principios del siglo XX.


Porque a pesar de encontrarse en una de las zonas del distrito con mayor nivel de comercio, dentro de la quinta no se escucha ni el ruido de los vehículos ni de los alrededores.


Las siguientes fotografías datan de mediados del siglo XX.


Cuando no existían mayor seguridad que la pequeña cerca de madera, al borde  de la vereda.


Al ser una zona privada, es un poco difícil visitarla.

Imágen: © 2014 Susana Echecopar Mongilardi

116

jueves, 10 de septiembre de 2015

Parque de la Amistad



El Parque de la Amistad



Una extensa área que, por muchos años era un terreno aparentemente abandonado, ubicado a la altura de la cuadra 50 de la Av. Benavides muy cerca de la carretera Panamericana Sur, fue convertido en un hermoso parque, bautizado como Parque de la Amistad.



En la década de 1970, casi todos los terrenos de la zona derecha de la avenida Benavides, eran terrenos totalmente vacíos.



Posiblemente hasta principios del siglo XX todos esos terrenos fueron tierras de cultivo, que empezaron a ser urbanizadas en la década de 1950.



Hacia principios de la década de 1970, la Universidad Ricardo Palma, empezó a edificar unas aulas prefabricadas para los estudiantes de las profesiones de Ingeniería y Ciencias Económicas.



A partir del año 1976, se iniciaron las clases en esos locales prefabricados, sin embargo las empresas de transporte nos dejaban a casi 10 cuadras de la universidad, el ómnibus y microbuses terminaban su ruta en la cuadra 43 de la Av. Benavides esquina con la Av. Velasco Astete, por ello debíamos caminar hasta la universidad, ubicada en la cuadra 54, y adicionalmente caminar todo el sendero hacia la calle Las Nazarenas, pues ahí quedaba la puerta de ingreso.




Era la época en que estaba de moda realizar "autostop", por ello era normal ver a los estudiantes de la Universidad Ricardo Palma (yo incluída), parada en ese paradero final tratando que algún automovilista nos acorte el camino.



La otra alternativa, era atravesar por aquellos terrenos descampados, por esa época aún no urbanizada, lo cual recudía la distancia, pero algo peligrosa.



Toda la zona estaba llena de árboles, plantas y diversas hierbas, pero de forma desordenada, algunas muy altas, que debíamos evitar, sobre todo por las tardes.
En varias partes de ese descampado, se observaban pequeños pantanos, producto de algún canal de regadío del Río Surco.



En ruta a la universidad, algunas veces escuché comentarios sobre que esa zona era habitada por fantasmas, aunque a mí me parecía que podían ser indigentes, aunque entre los arbustos no se veía algo que pareciera a una vivienda, más si muchos matorrales.



Muchos años después, la Universidad Ricardo Palma edificó sus actuales instalaciones, pero hasta finales del siglo XX, en la zona aún se observaba un amplio terreno sin construir.


El Parque de la Amistad se empezó a construir a principios del años 2000, y entregado al público hacia el año 2002, habilitado sobre 30,000 metros cuadrados, entre la esquina de la Av. Caminos del Inca y las calles Inquisición y Sacramento.



Se ha convertido en un área de esparcimiento para residentes y turistas, por la variedad de atracciones que ofrece.



Muchas áreas verdes, distintos y curiosos senderos, puentes, piletas, glorietas, caídas de agua, área de juegos infantiles, vagones de expendio de artesanía y diversos alimentos.



En un extremo se encuentra un auditorio y un salón de exposiciones, que son parte del Centro Cultural de la Municipalidad de Surco.



Sus principales atracciones son el Arco Morisco, de aproximadamente 29 metros de alto, una copia del arco español construido en la entonces Av. Leguía hoy Av. Arequipa, y demolido en la década de 1930.



Una Laguna artificial, en la cual se puede admirar diversos animales como peces, gansos y patos,  donde se puede realizar paseos en botes a pedal.



Una Estación del tren, acondicionado con una boletería, salón de espera, andenes y una locomotora a vapor, con 3 vagones.


En dicho tren, es posible realizar un paseo con un trayecto de 550 metros por el contorno interno del Parque de la Amistad.



En el centro del parque, se encuentra una réplica del antiguo pueblo de Surco, con varios módulos donde se expende productos de artesanías, entre otros recuerdos.



Así como puentes y senderos que conducen a las distintas instalaciones del parque.



Glorietas y zonas de descanso, se podrán encontrar en cualquier parte del parque.



Las áreas de juegos, con resbaladizas, columpios, subibajas, y otras atracciones son parte de las instalaciones..



En un espacio cerca de la estación del tren, se ha instalado un local de comidas, que atiende durante todo el día.



Así como los vistosos panoramas, como distintos túneles por donde transita el pequeño tren.





94

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Más leídos del Blog