viernes, 30 de marzo de 2012

La Literatura y los billetes peruanos



En el año 1990, mientras laboraba en el Banco de Reserva, me delegaron que prepare propuestas de personajes que serían inmortalizados en los billetes nacionales.

Mi primera decisión fue identificar a los literatos, aquellos cuyas obras históricas, cuentos, novelas, poemas, llenaron mi corazón de sabiduría, aunado con imágenes relacionadas con su lugar de nacimiento, obras principales, o el protagonista de una de sus historias.

Por esa razón estructuré una maravillosa lista de letrados, colocando en lugar preferente a una dama, nuestra Isabel “Chabuca” Granda, en el billete de la mayor denominación, pero no sería yo la que decidiera esa asignación.

Como ciudadana nacida en el distrito de Barranco, decidí que la imagen de doña Chabuca estuviera acompañado con la del Puente de los Suspiros, y la clásica vista del caballo de paso.

Por alguna razón se determinó que un aviador figure en la serie de menor denominación, sin embargo personajes ilustres como Porras, Valdelomar y Basadre, figurarían en los siguientes valores, con imágenes relacionadas con su entorno.

Grande fue mi sorpresa al ver que en la máxima denominación colocaran a un ser que nunca existió como tal, esa imagen no corresponde al personaje aludido, nada tiene que ver con la literatura ni las artes, supongo yo, que la razón fue porque los que la promocionan pertenecen a la única empresa que en nuestra nación tiene derecho a siete días feriados no laborables, ni la patria tiene tantos feriados, el poder de algunas empresas es poco creíble.

Ahora resulta que a pesar que los medios de pago son una manera de difundir la historia, por alguna razón las características de la imagen de los billetes peruanos han cambiado drásticamente, el rostro de los personajes han sido ampliados, han eliminado o minimizado el entorno del personaje, “engordándolos” de manera virtual, dejando de ser el personaje inicial.

Pareciera que corresponden a alguna obra relacionada con el “animé japonés”, y lo peor, sus anversos ya no guardan concordancia con su historia.

Cuanto desearía que los funcionarios del Banco Central de Reserva del Perú y de la Casa Nacional de Moneda, recapaciten, y coloquen a la dama de la poesía peruana María Isabel Granda y Larco, Chabuca Granda, en los billetes peruanos de mayor denominación.






Falsificación de Numerario
http://www.fatimarodriguez.blogspot.com/2009/11/falsificacion-del-numerario.html

8 comentarios:

  1. Esa costumbre de modificar las caraterísticas de los billetes, hasta le han cambiado el rostro a los personajes, por ahi es que nos das billetes falsos.

    ResponderEliminar
  2. Y lo peor es que no avisan a la ciudadanía.

    Felizmente las monedas conmemorativas estan muy bonitas.

    ResponderEliminar
  3. es por razones de seguridad justamente,
    no te preocupes que la historia nadie la cambia

    ResponderEliminar
  4. Maria Beatriz Vabril 19, 2012

    MUY INTERESANTE LO QUE HAS ESCRITO,,, SOBREMANERA,,,, MIRA TU,,, LAS COSAS QUE TIENE NUESTRO BILLETITO...

    ResponderEliminar
  5. AQUI UN EJEMPLO DE LA ESTUPIDEZ< PERUANA,NO
    DEJEN DE LEERLO

    ResponderEliminar
  6. MUCHAS GRACIAS POR ESTA INFORMACION, ES MUY INTERESANTE SABER SOBRE NUESTRA MONEDA Y FELICITACIONES POR LA LABOR QUE HAS HECHO.

    SALUDOS

    RAMON

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, primero el miedo, luego la cultura.

    ResponderEliminar
  8. Deberían poner en los billetes a doña Chabuca Granda, sería la primera mujer real en un billete, es cierto, no se sabe si santa Rosa tuvo esa cara.

    ResponderEliminar

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Becerra Distrito de Miraflores

calle Becerra Distrito de Miraflores