domingo, 13 de abril de 2008

Quebrada Balta un camino hacia el mar



Por su extensión y superficie, es indiscutible que la quebrada Balta, fuera la ruta final de un río, ubicado entre dos laderas.




Esa geografía fue aprovechada por los habitantes del antiguo pueblo de Miraflores,  para cultivar los productos nativos de la zona, en los desiguales terrenos, especialmente en la parte superior de la quebrada.



Ayudó a realizar ese cultivo, la presencia de las acequias de los canales del río, tanto por la superficie como por el subsuelo, que irrigaban la zona.




Desde el siglo XVI  esa comunidad nativa residía en ambos lados de la ladera.
Sus viviendas, eran chozas ubicadas en los acantilados y en la zona superior.



Desde esa época está trazada la zona central como un sendero para llegar al mar.




De las excavaciones, los arqueólogos han encontrado restos de textiles, cerámica decorada de colores-. Así como restos de cultivos de maíz, frijol, pallar, chirimoya, pacae, y de algunos animales como llamas, alpacas, perros, cuyes, patos, peces y moluscos oriundos del mar limeño. 



Llegar hasta la orilla del mar era importante, tanto para extraer los recursos marítimos, como los peces y mariscos, como para acceder al agua limpia, que emanaba en los acantilados, desde los chorrillos subterráneos.



Esos chorrillos eran producto de las filtraciones en el sub suelo,  producto de los ríos que irrigaban el valle de Lima, acondicionado desde épocas prehispánicas para la fertilidad de los campos de cultivo.







A finales del siglo XVI, ante la llegada e invasión de los extranjeros, muchos nativos abandonaron sus residencias.




A principios del siglo XVII, los terrenos de la superficie, fueron divididos en potreros y entregados a distintos ciudadanos extranjeros y mestizos, para que pudieran criar su ganado y sembrar productos propios de su alimentación, distintas a la de los nativos miraflorinos.





Los nativos que permanecieron en la zona, se dedicaron a laborar en dichas tierras, para aprovechar la cercanía al mar.


Los nuevos propietarios debían abonar a la entidad religiosa, que se hizo dueña de esos terrenos.



Toda la zona denominada Malecón Balta, se urbanizó a principios del siglo XX por descendientes de europeos, habilitando un camino hacia la ladera, mediante la adecuación de unas líneas para el transporte que era arrastrado mediante una mula.



En una de las laderas de la quebrada Balta, se habilitó un hermoso parque, llamado “Las Terrazas”, mejorando el sendero por la zona central, con caminos de adoquines y áreas verdes.


   

Hasta los primeros años del siglo XX, en la zona cerca al mar de la quebrada de Miraflores, se podía apreciar numerosos chorrillos de agua, esas filtraciones de agua  hacían que el sendero sea pantanoso, lo cual provocó el crecimiento de muchas plantas y helechos.



Para llegar a la playa, era preciso descender de la pendiente, con un ligero grado de inclinación, alrededor de 400 metros, debiendo girar hacia el lado derecho, y continuar descendiendo.



Felizmente, se ha mantenido gran parte de la belleza de este hermoso pareja miraflorino.



Fotografías Derechos Reservados




Una fotografía actual de la quebrada Balta


jueves, 3 de abril de 2008

Luces en el agua



Varias especies de fitoplancton son bio luminiscentes, y sus luces se pueden ver en todos los océanos del mundo.



La luz biológica, o bioluminiscencia, en las olas es el producto de microorganismos marinos conocido como dinoflagelado.


Cuando el dinoflagelado flota, hace que el movimiento del agua circundante envíe impulsos eléctricos en torno a un compartimento lleno de protones dentro de los micro organismos.

Los pulsos eléctricos abren los canales de protones sensibles al voltaje, lo que provoca una serie de reacciones químicas, que en última instancia, activan una proteína llamada lucíferas que produce la luz de neón azul.

La bio luminiscencia puede ser también una forma de defensa de las formas de vida, porque algunos dinoflagelados pueden producir toxinas dañinas para los peces, los seres humanos y otras criaturas.

Algunas mareas rojas también contienen fitoplancton que emiten destellos de luz cuando se agita.

El fitoplancton brillante crea aglomerados y filamentos de luz a medida que llegan a tierra.




Fotografías obtenidas en la web

miércoles, 2 de abril de 2008

¿Y murió por nosotros?



Recomiendo a los seres poco tolerantes de las opiniones del próximo, que no lean este artículo sobre una historia desde el punto de vista de los derechos civiles y económicos de los residentes de un pueblo, que ofertan sus productos en las plazas públicas los fines de semana, así como de un hombre que se sacrificó, al evitar delatar a los que lo acompañaron mientras realizaban un acto en contra de la ley.

Durante años escuché que alguien murió por nosotros, mensaje repetitivo, que trataré de analizar a base de la misma información para determinar la verdadera razón por la cual murió.


La plaza pública.
El centro de muchas ciudades, está rodeado de la comuna, el templo y una plaza principal. 

Los fines de semana, alrededor de ella se reúnen pobladores de la zona para ofrecer sus mercancías, producto de su trabajo semanal : vendedores de bueyes, ovejas, palomas, vegetales, telas, adornos, vasijas, plantas, y algunos otros comerciantes, como cambistas de moneda extranjera.

Para ubicarse en dicho lugar es preciso abonar una cierta cantidad, a la comuna o al que regenta el templo. Ese día, la mayoría de vecinos acuden a la plaza central para oír el sermón y/o adquirir lo que necesitan.

Templo de Jerusalem







Un predicador.
Cuenta la historia, que durante tres años, un hombre se la pasó pregonando con mucha sensibilidad, hermosas historias a la comunidad, acompañado con doce seguidores y sus familias.

El predicador con sus mensajes e ideas, conquistó miles de corazones, por eso, ellos les brindaban sus hogares y alimentos para que pudieran continuar con su ideal. En toda época es normal que seres de buena voluntad se dediquen a difundir palabras de esperanzas por el futuro, y debido a ese mensaje nunca nadie es perseguido ni censurado.

Una mañana cerca a la fiesta de la pascua judía.
Por alguna razón, aquel hombre, una mañana de fin de semana decidió que algunos de los comerciantes que se encontraban en la plaza central, estaban invadiendo la “casa de su padre”, y en una actitud inexplicable, destruyó el sacrificado trabajo de cada uno de los honestos vecinos de la localidad.

Los damnificados, recurrieron a la justicia, para solicitar que el belicoso, sufrague los destrozos y pérdidas, porque debido al descontrol, terceros aprovecharon el tumulto y robaron todo lo que pudieron. 

Según la historia, fue fácil identificarlos, sin embargo, uno de ellos, fue muy puntual al negar su presencia e inclusive asegurar que nunca conoció al que inició dicho destrozo.

La cárcel.
El protagonista de esta historia, fue delatado por uno de sus acompañantes, que no quería verse involucrado en dicho delito, posiblemente también se mantuvo al margen de los destrozos, sin embargo, fuentes no verificadas mencionaron que los otros participantes de dicho hecho, para evitar que los delate, lo asesinaron, colgándolo en un árbol.

Una vez preso el protagonista de esta historia, se comprobó que no tenía recursos con los cuales pagar a los damnificados, pero como aún era necesaria información sobre sus cómplices (al igual que en los tiempos actuales), fue castigado mediante latigazos para que los delate, sin éxito.

Ante esas circunstancias, a las autoridades de la época, no les quedó más remedio que sancionar su delito. En esos tiempos, a los delincuentes se les crucificaba, algunos no morían, pero otros por ser más débiles obviamente la posición los mataba.


Y murió por nosotros.
Parece que la frase “Y murió por nosotros” fue acuñada por las personas que no fueron delatadas por el protagonista, porque no sufrieron ni la cárcel ni la crucifixión similar a su líder.

Esa frase fue utilizada por Mateo, Juan, Lucas y  Marcos al momento de relatar esta historia.

Datos : Mateo y Juan fueron apóstoles de Jesús, Marcos fue discípulo de Pedro, Lucas fue un médico de origen sirio discípulo de Pablo de Tarso (10-67) quien fue un activo perseguidor de los cristianos bajo la influencia de los fariseos, sin embargo en el año 36, se dice que Pablo tuvo una visión y se convirtió al cristianismo.



Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Más leídos del Blog

Saenz Peña

Saenz Peña

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores