jueves, 25 de diciembre de 2014

Envenenando al Planeta Tierra

Pilas y Baterías en desuso

En la mayoría de colegios de nivel A han determinado que una mejor manera de elevar la nota promedio de los alumnos es mediante sistemas distintos al estudio.

Desde hace años se les solicita a los alumnos de distintos colegios, que recolecten la mayor cantidad de pilas o batería de todo tipo, y aquel salón o aula con el mayor número medido en unidades o en kilos, tendrá un punto más.

Lo peligro es que muchos de esos alumnos, en el afán de ganar ese punto, sin merecerlo, recolectan cuanto batería hay en el hogar, sin importar que tenga carga eléctrica disponible, usando los del control remoto, de sus juguetes, de los relojes, etc., y cuando se dan cuenta que necesitan más para lograr ese punto, van a la bodega y adquieren más pilas, a cualquier precio, colocándolas entre las usadas y gastadas.

El resultado, envenenar el planeta, al juntar en un mismo saco pilas sulfatadas con otras con energía, para que todo el material sea enterrado en un relleno sanitario, para que emita gases que contaminaran el sub suelo y la atmósfera del planeta tierra.
Conozco los nombres de varios de esos colegios A, pero son sus padres, los obligados a impedir que ello continué, y se preocupen que sus hijos estudien en vez de “comprar” notas.


lunes, 1 de diciembre de 2014

Historia de los gatos del Parque Kennedy



La verdadera historia de por qué existen gatos en los Parques 7 de Junio y Kennedy, se remonta al año 1996.

A inicios de la década de 1990, una de las justificaciones para la remodelación del Parque 7 de Junio y el Parque Kennedy fue la abundancia de roedores e insectos.

La zona estaba invadida de ambulantes que ofrecían alimentos, bisutería y toda clase de productos, en especial en la época de fiestas navideñas, días antes se reunían cientos de personas a ofrecer productos relacionados con la fecha, algunos colocaban plásticos sobre el piso o ponían su mercadería en las maleteras de los vehículos.

Las calles José Olaya y Juan Figari aún abiertas para el paso de los vehículos, también era centro de venta de productos.

La Remodelación del Parque

Las autoridades ediles de esa época decidieron remodelar ambos parques, cerrándolo por casi doce meses y destinando varios cientos de miles de dólares en la labor, eliminando los estacionamientos del lado izquierdo de la Diagonal.

Luego de esa remodelación las autoridades ediles seguramente pensaron que los roedores desaparecerían de los parques, pero estaban equivocados. Muchos de los roedores se cobijaron en los jardines, el sótano y oficinas de la Municipalidad de Miraflores.

Ello lo descubrí cuando solicité a la oficina del Archivo ubicada en el sótano, información sobre los planos de mi predio, al no ubicarlos, el personal edil me confesó que muchos documentos se destruyeron debido a la inundación del año 1996.

El personal municipal ya había utilizado todo tipo de trampas para exterminarlos sin éxito, por ello una noche decidieron dejar las mangueras de agua abiertas dirigidas hacia el jardín con la finalidad que se ahoguen, sin considerar que dicha agua ingresó a los sótanos municipales, estropeándose y perdiéndose muchos documentos, entre ellos los de mi predio.

Al continuar los roedores por todo el edificio municipal, el alcalde de turno (año 1996) decidió que una pareja de gatos resida en la municipalidad, pero ambos gatos acostumbraban salir a pasear.

El problema trascendió al vecindario, quienes estaban empezando a vender sus propiedades y deshacerse de sus mascotas, optando por llevar a sus felinos al parque ubicado a la espalda de la Municipalidad debido a que era el lugar donde la pareja de gatos municipales acostumbraban vivir.

A inicio de la década del 2000, se empezó a encontrar en la zona, y en los alrededores de la Iglesia y de los parques,  crías de gatos solos y/o con su madre, lo cual originó que continúen reproduciéndose. Gracias a la participación voluntaria de los vecinos, algunos de los cuales son veterinarios, se les vacunaba y esterilizaba.

Con el tiempo, los miraflorinos descubrieron que no sólo eran vecinos los que dejaban a los gatos con sus crías, sino que también eran personas de otros distritos.

Al mismo tiempo se empezaron a formar grupos que los cuidaban por turnos, pero la población empezó a crecer porque se habían pasado el dato que si alguien no tenía con quien dejar a sus gatitos los podían llevar al Parque Kennedy de Miraflores, porque ahí habían personas que a diario se encargaban de alimentarlos y darles atención médica.

Aún ahora hay roedores en el local municipal, los estuches con veneno observados cerca a la oficina de regidores son la prueba.

miércoles, 8 de diciembre de 2010  Los gatos que circundan el Palacio Municipal


Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores