sábado, 28 de julio de 2012

Poesía o más de lo mismo

En el año 2007 empecé a dar a conocer mis obras poéticas de forma directa, hasta ese año, sólo un reducido grupo de mi círculo de familiares y amigos conocía mis deseos por trascender mediante la poesía.
 
Y fue así que empecé a frecuentar locales donde los bardos tienen la oportunidad de dar a conocer sus obras, el Centro Cultural Antares Artes y Letras fue el primer local donde empecé a recitar, en medio de otros vates, cuenta cuentos, performers y artistas plásticos.

En esas veladas descubrí, que a pesar de existir muchos centros culturales que ofrecían sus locales para la poesía, era limitado el público que asistía a esos eventos, generalmente sólo los poetas que deseaban ser escuchados.

Es así que decidí realizar Recitales Poéticos de 90 minutos de duración donde declamaría más de 24 de mis obras, para asegurarme que el interés por la poesía dependía del poeta y no de la actividad.

Mi primer recital lo ofrecí en febrero del 2008, en el Centro Cultural Capulí Vallejo y su tierra, observando que además de las personas que normalmente concurrían a dicho local, asistieron una decena de personas de mi entorno, ese fue el inicio.

Continúe participando en distintos recitales poéticos, donde descubría a maravillosos poetas que declamaban o leían sus versos y también obras de terceros, nacionales o extranjeros, ofreciendo en ese año 2008 en total seis presentaciones individuales, en distintos locales del distrito de Miraflores, donde me acompañaban entre 40 y 60 personas, uno que otro era poeta, pero la mayoría fueron seres que les agrada escucharme recitar.

Entre los años 2009 y 2012 he ofrecido más de veinte Recitales Individuales de Poesía, sumando nuevos centros a mi hoja de vida poética, en algunas de las cuales asistieron más de cien personas, como la maravillosa experiencia que viví en mi presentación en el ICPNA de Miraflores en el mes de febrero del 2009. 

El promedio de asistentes a mis recitales bordea los setenta admiradores.

Sería largo mencionar los locales en los cuales he participado con mis poemas, pero lo que rescato de esos recitales colectivos de poesía, es que el público asistente en su mayoría son otros poetas, que, repito, desean ser escuchados.

Poesía en locales musicales

Yo recuerdo que en los años 70 y 80, mientras residía en el distrito de Barranco, era frecuente que me invitaran a asistir a algún local de música criolla, a lo que normalmente yo desistía, primero porque no me agrada ese ritmo y en segundo término debido a que los científicos aseguran, que según la intensidad del volumen los seres se ven influenciados a beber, el ruido despierta la sed, y por ello mismo, el nivel de conversación prácticamente no existe.

Trasladando esta experiencia a la poesía, a lo largo de estos cinco años, he descubierto muchos locales, que inician actividades con el pretexto de promover el arte poético, pero al cabo de un breve tiempo, empiezan a dar cabida a los que cantan canciones de otros autores, a los cuales no se les está remunerando por sus Derechos de Autor, además esa interpretación de repeticiones nunca logrará crear nuevos valores en la poética.

Cabe anotar, que cualquiera que cree que canta requiere de al menos 5 minutos, mientras que el poeta, a lo mucho necesita de un minuto, la diferencia es notoria.

Eso no significa que estoy de acuerdo que se reciten o lean poemas ajenos a la inspiración de los que se presentan, ello también debería tener un pago para el autor de la poesía, ¿cuanto dinero tendría que cobrar el supuesto vate universal?, muchos repiten sus obras y ninguno de sus descendientes reciben ni un centavo, ello es menospreciar la calidad de quien se supone admiran, pero ese es un tema de regalías, del cual, por el momento no comentaré.

Lo que recomiendo, es convocar a los canta autores, para que difundan sus obras, ellos también son poetas, que transmiten sus sentir mediante el canto, normalmente acompañados de su guitarra, lo cual no motivara ruido estridente que destroce los tímpanos, ni tampoco pagos por Derechos de Autor.

Tal vez esos promotores de la poesía, descubrieron que poner de pretexto a la poesía para convocar público, sólo atrajo a poetas, pocos de los cuales tienen sus seguidores, pues a pesar de conocer a maravillosos vates, los cuales no nombraré, ignoro si realizan Recitales Poéticos Individuales, en los que durante 90 minutos ofrecen sólo sus obras al público.

En el mismo tema, a continuación deseo felicitar a los siguientes grupos y personas que a pesar de no tener prácticamente ningún auspiciador, realizan sus eventos poéticos con mucho éxito:

              Los Poetas del Asfalto
              El grupo Parasomnia
              La Papa Cósmica
              Los Viernes Literarios de Juan Benavente
              La Casa del Poeta Peruano
              La Feria de la Garrapata de Gianfranco Solis
              Palabra en Libertad de José Beltrán
              Tardes Literarias del Centro Cultural Chosica
              Centro Cultural Antares Artes y Letras
              Grupo Cultural Poetas y Violetas
              Programa Caras de la Cultura de Manuel López Rodríguez
              Capuli Vallejo y su tierra
              Villa de los Libertadores


domingo, 15 de julio de 2012

Poema Machu Picchu


En el año 2011 aparentemente se cumplían 100 años del descubrimiento de la ciudadela de Machu Picchu, sin embargo para nuestros antepasados era su lugar de residencia.

Fueron esos pobladores los que construyeron la hermosa ciudad, por esa razón escribí el poema pensando en las características de las personas que la edificaron y habitaron.

El poema constaba de 20 estrofas pero debí reducirlo a 10 para poder relatar de manera concisa lo que deseaba expresar: “Mi agradecimiento a sus pobladores”.

Hasta ahora no comprendo porque la mayoría de obras relacionadas con Machu Picchu ignoran la acción de sus nativos, la mayoría evoca a seres extraterrestres, divinidades y eventos inexplicables como sus arquitectos, quizá aquellos no se sientan identificados con nuestra patria.

Los invito a leer y/o escuchar el poema.



“Machu Picchu”
Fátima Rodríguez Serra

Cumbres que casi llegan al cielo
perdiéndose en el firmamento
nubes confundidas con el hielo
ante una ráfaga del viento.





Rocas alzadas sobre montañas
con empalme exacto, preciso
erigidas desde las entrañas
una hermosa vista diviso.





Rutas a recónditos senderos
todos en perfecta ubicación
los turistas y aventureros
se sorprenden ante la creación.


En los andenes, muchos cultivos
entre gradas de piedra, pendientes
por ahí, aún habitan nativos
seres nobles e inteligentes.




 
Un tallado en piedra decora
y extraña energía emana
escultura que marca la hora
útil reloj el Intihuatana.






 
Admirada como maravilla
lugar considerado sagrado
con gente humilde y sencilla
un pueblo por siempre venerado.




Respeto a la civilización
que habilitó los acueductos
para ofrecer alimentación
cosechando miles de productos.







Del Cuzco sus sabios pobladores
que honraron la naturaleza
construyeron diques, corredores
preservando toda su belleza.



 




Alguien la llamó ciudad perdida
pues desconocía su existencia
parecía oculta, escondida
disimulando su imponencia.



 
Montes y valles inolvidables
al lado del cerro Huayna Picchu
pleno de pasos intransitables
la ciudadela de Machu Picchu.


domingo, 21 de junio de 2015 Huayna Picchu en el Cuzco

http://fatimarodriguez.blogspot.pe/2015/06/huayna-picchu-en-el-cuzco.html


Todas las fotografías han sido tomadas de la web.


jueves, 5 de julio de 2012

Cálculo del Bono de Reconocimiento

Para obtener mi Bono de Reconocimiento debí entregar muchos de mis documentos originales a la ONP.  Durante casi dos años dicha institución se dedicó a revisar mediante unas inmensas lupas:

. Si la calidad del papel era de la época en la que figuraban las firmas,

. Si la tinta tenía la misma antigüedad,

. Si los sellos fueron confeccionados con las características de ésa época,

y sobre todo Confirmar que unos documentos coincidían con los otros, mis carnets originales del seguro, mis constancias de atenciones médicas, documentos guardados como “oro” durante más de 20 años, con el fin de algún día lograr mi jubilación.

Con la información obtenida, la ONP decidió aceptar que yo había aportado durante 235 meses consecutivos entre los años 1972 y 1992, y que mi Bono de Reconocimiento del año 1992 era equivalente a S/.60,000.

Pero también me informó que había considerado un promedio de sueldo mensual equivalente a S/.1, 450 para esos 235 meses, a soles del año 1992, a pesar de haber aportado en Sol de Oro, Inti, Inti Millón y Nuevos Soles.

El cálculo del Bono de Reconocimiento para aquellas personas que dejaron de aportar a la ONP cada mes antes de diciembre del año 1991, implica perder alrededor del 8.33% del total de sus aportes.

Por ejemplo, si dejó de aportar en diciembre, el cálculo del bono omitirá ese 8.33%, mientras si dejó de aportar en julio será de 50%, y la pérdida será prácticamente total si su última aportación fue, por ejemplo en diciembre de 1990.

El cálculo del Bono de Reconocimiento implica el promedio de las últimas doce aportaciones, y si éstas estuvieron en la moneda Inti o Sol de Oro, la cual corrió 6 dígitos para convertirse en el Nuevo Sol y 3 dígitos para convertirse en Inti, respectivamente, resulta que el ciudadano aparentemente nada aportó. 


Ahora que se están modificando algunos aspectos de la AFP, sería bueno también revisar el tema del Bono de Reconocimiento, que está perjudicando a muchas personas que dejaron de aportar en el año 1991.

Lo aconsejable es calcular ese dato considerando del Índice de Precios al Consumidor (IPC) desde la fecha de referencia del aporte hasta la fecha de cálculo.


Por ejemplo, si alguien al mes de Junio de 1989 tenía una remuneración de I/.1,500,000 a un tipo de cambio $ * I/. de 3,224, equivale a $ 465, pero al calcular el mismo dato al mes de Diciembre de 1992, y debido a que a ese valor se le aplicó la nueva unidad monetaria de 1.000.000 de Intis es igual a 1 Nuevo Sol, ese dato se convierte 1.50 nuevos soles, y que a un tipo de cambio de Dólar por Nuevo Sol de 1.64 a diciembre de 1992, resulta un valor equivalente a $ 0.92.



Si el contribuyente aportó entre julio de 1989 y junio de 1989 el equivalente a una remuneración de I/.1,500,000, el resultado de sus aportaciones promedios para el cálculo del Bono de Reconocimiento del año 1992 es de 1.50 nuevos soles por los meses aportados, y así fueran 20 años de aportaciones, sería equivalente a sólo 65.92 nuevos soles.

Promedio de 12 Remuneraciones
Remuneración
Meses
R
Julio 1988 a Julio 1989
1,500,000
Actualizado a Diciembre 1992
1.50
12
1.50
Meses Aportados al SNP
M
total meses
20
12
240
Factor
R
M
BR =R x M x 0.1831
0.1831
1.50
240
65.92



Fórmula del Bono de Reconocimiento

El cálculo del valor del Bono de Reconocimiento según la fórmula del DS N° 180-94-EF Artículo 5° es Valor nominal BR  =  R  x  M  x  0.1831,  donde:
·         R = Promedio de las 12 últimas remuneraciones (valor de la unidad monetaria de la fecha del aporte)
·         M = Número total de meses aportados al SNP



Unidad Monetaria Nuevo Sol

Siempre estuve en desacuerdo que el Signo de la Unidad Monetaria Nuevo Sol sea la misma que la del Sol de Oro, ello lleva a demasiadas confusiones, el signo del Nuevo Sol debió ser N/.


Tipos de Bono

Bono de 1992, debe registrar aportes al Sistema Nacional de Pensiones (SNP) durante 48 meses (no interesa no son consecutivos) entre el 6 de diciembre de 1982 y el 5 de diciembre de 1992.

Bono de 1996, con 48 meses de aporte entre el 6 de noviembre de 1996 y 31 de diciembre de 1997.

Bono del 2001, demostrar 48 meses de aporte entre el 1 de enero de 1992 y el 31 de enero de 2001.

Aún falta el Bono para "en cualquier momento", porque aparentemente, lo cotizado desde febrero del 2001 a la fecha, se pierde.



ONP o AFP : en vez de arrojar piedras están lanzando un búmeran



A los pocos años que se crearon las AFP y cuando ya empezaban a jubilarse algunas personas, descubrieron que todos aquellos que ganaban menos de S/.3,000, les hubiera sido más conveniente quedarse en la ONP, de lo contrario deberían aportar durante casi 40 años, para tener una pensión similar, por ello no hay día que no escucho reclamar el deseo volver a la ONP.

Según estadísticas de una población de 30 millones, un PEA de 16 millones, un millón están en la ONP y cuatro en la AFP, obviamente al resto le interesaría muy poco que hagan con los fondos de las AFP, sin embargo estoy segura que varios de esos millones en las AFP desearían pasarse o retornar a la ONP.

Al analizar los que están en la AFP, estimo que aportan alrededor del 60% en forma continua, 2.4 millones de personas, considerando que el ingreso mayoritario del empleado en planilla no es mayor a S/.2000 (asumo un 80%) y que desean regresar a la ONP, entonces serían sólo 500 mil personas las que podrían tener algún temor con sus fondos, y tal vez aún menos.

Por ello, al enviar mensajes sobre que todos volverían al Sistema Nacional de Pensiones, estaría creando una expectativa alentadora para esos millones de personas que informadas inadecuadamente se afiliaron a una AFP, sin considerar que sus ingresos no le brindaran una pensión similar a su aporte en el tiempo.

A veces las personas no se dan cuenta que en vez de arrojar piedras están lanzando un búmeran.

miércoles, 4 de julio de 2012

Manifestantes pagados


Mientras estudiaba en la Universidad Ricardo Palma, a una cuadra del Ovalo de Miraflores (1974-1975), era repetitivo que un grupo de “estudiantes” se acercará a revelar descontentos que pocos entendíamos, y con ello a veces se suspendían las clases, malograban algunas carpetas, pintaban la pizarra con esmalte o tinta, y hasta se rompía uno que otro vidrio, como para llamar la atención.

Nosotros, los alumnos recién ingresados, ignorábamos quienes eran esos manifestantes, sin embargo no faltaba alguien de otras promociones que aseguraban que sólo un par habían sido estudiantes en alguna época pero que la mayoría eran de otras universidades o simplemente desconocidos.

Yo noté que dichos agitadores siempre interrumpían en los salones de los alumnos de los primeros ciclos, y les aseguro que algunos nos asustábamos, tendríamos entre 16 y 18 años, era el distrito de Miraflores, como para pensar que algo así pudiera suceder.

En el año 1976 nos trasladaron al campo universitario al final de la Av. Benavides en Surco, el transporte público quedaba a 14 solitarias cuadras o a una calle de una peligrosa carretera, lugar donde casi ningún vehículo quería detenerse pues era arriesgarse a un choque.

Esa misma incomodidad las tendrían “los manifestantes pagados”, pues, en mis tres años restantes en la universidad no vi a uno sólo de esos agitadores, ¿no querían caminar como sí lo hacíamos los estudiantes?, ¿no les pagaban pasaje extra?, no lo sé, lo que sí sé es que cuando uno necesita el ambiente en el que debe vivir, estudiar y hasta divertirse, nunca destrozaría algo del entorno.   

Quizá el mejor método de reclamar, además de hablar, es el silencio, si los que protestan tomaran la actitud de mantenerse callados, es decir, sentarse sobre el césped, la vereda, en el parque (siempre sin interrumpir el paso vehicular o peatonal), y con algunos carteles e información sobre el por qué de esa reacción, cuando se produce un desmán, no los culparían, debido a que ante su actitud pacífica nadie los podría hacer responsables de los que los “manifestantes pagados” hicieron.

Y mientras los voceros responden a la ciudadanía o a los medios de prensa, el resto puede pasarla leyendo, tejiendo, escuchando música con audífonos, escribiendo, todos en silencio, y los resultados de esa verdadera manifestación pacífica serían distintos.







Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Más leídos del Blog

Saenz Peña

Saenz Peña

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores