miércoles, 30 de mayo de 2007

Alguien que ignora cómo decir “no puedo”



Mi primera desilusión con el protagonista de esta historia fue en el año 1981, cuando supuestamente sería el profesor del curso Estadística en la Empresa, y el primer día de clase, descubrí a otro docente, el cual felizmente tuvo muy buena didáctica.

La segunda desilusión aconteció a principios del mes de febrero de 1990, por razones de ética, evitaré identificar a las damas que cooperaron conmigo, personal secretarial de ESAN, quienes me ayudaron, en cierta manera, a que me graduara en el mes de Abril del mismo año.

Nuestro grupo de estudio había determinado un buen tema para Tesis, para lo cual debíamos ubicar a un profesor interesado, nuestra primera opción (y a la postre quien nos asesoró), al inicio se hizo de rogar, argumentando que no tenía mucho tiempo.

La segunda opción, era el profesor, y yo fui la encargada de solicitárselo.

El mencionado caballero me atendió muy amablemente, y me agradeció que hayamos pensado en él.

Muy solícito me sugirió que me apure en entregarle la carta de presentación, y me despidió con dos besos, uno en cada mejilla.

Muy contenta se lo comenté a mis compañeros de grupo, luego fui donde una secretaria de la escuela para solicitarle me ayude a preparar la carta.

Cuando le comenté a dicha secretaria el nombre de nuestro futuro “asesor”, ella se sorprendió y me comentó que sabía que dicho personaje viajaría pronto al extranjero, y no regresaría al menos en seis meses.

Para confirmarlo, tuvo la gentileza de llamar a un par de damas de diferentes áreas para comprobarlo, y ambas ratificaron que viajaría en unos días y regresaría en el mes de agosto, ¡luego de más de seis meses¡

Si el “asesor” no estaría en el país, sería imposible graduarnos en el mes de Abril.

Al compartir esta información con mis compañeros de grupo, ellos decidieron ir personalmente a confrontarlo, ¿cómo él aseguró algo que no podría hacer?, pero yo se los impedí, porque la valiosa información y ayuda de las tres damas quedaría al descubierto, y las podría perjudicar.

En medio de la congoja, encontramos en el camino a la primera alternativa, quien nos increpó que estaba esperando la carta para ser nuestro asesor, y la sangre nos volvió al corazón.

Pero es la segunda parte de la historia la que considero más importante.

Mis compañeros insistieron que yo debía ir a la oficina del profesor para informarle que ya teníamos un asesor. Yo no quería volver a ese lugar, debido a que era un hecho que él no hubiera podido serlo, pero por la insistencia de mis colegas, fui.

Al volver a la oficina del profesor, para agradecerle el interés por cooperar con nosotros y comunicarle que teníamos a otro profesor como asesor, el profesor insistió que él también quería formar parte del proyecto, que lo consideraba muy interesante, y que estaría muy gustoso que nosotros lo visitáramos al menos dos veces por semana, para revisarlo, (lo que hasta ahora no comprendo, es para qué dicho profesor insistía en su colaboración, si él sabía que estaría ausente del país durante los siguientes seis meses).

Me mantuve callada, le volví a agradecer, me despedí, volví a recibir un par de besos, uno en cada mejilla y me retiré de esa oficina.

Con este testimonio deseo agradecer a las tres damas, cuyos nombres guardo en mi corazón, porque me ayudaron a descubrir que dicho profesor ignora cómo decir “no puedo”.



lunes, 21 de mayo de 2007

sábado, 5 de mayo de 2007

Ferrocarril y Tranvía en Miraflores



Alrededor del año 1856, y debido a la creciente población en los balnearios de Chorrillos, Barranco y Miraflores, se decidió ampliar la ruta del tren eléctrico de Lima hasta Chorrillos, para que los ciudadanos que residían en el centro de Lima y en el distrito del Rímac pudieran llegar con facilidad a sus predios veraniegos.



Por ello, los administradores del Ferrocarril Lima – Chorrillos, decidieron habilitar una estación en el nuevo distrito de Miraflores, en la intersección de la Alameda de Miraflores o Alameda de los Pinos  (hoy avenida Ricardo Palma) con la Carretera a Chorrillos  (actual Paseo de la República), hacia el año 1857.


Para tal fin se construyó un amplio local, con techo de dos aguas, y un andén con bancas para el tiempo de espera. A un lado de la estación se construyó una caseta. 

La zona alrededor de la estación del tren ya estaba habitada, se observa los cercos de viviendas habilitadas con Molinos de Agua, que era una de las fuentes de abastecimiento, además de los chorrillos que emanaba de los acantilados.


Las fotografías muestran que existía algo similar a unos muros de protección, quizá para evitar accidentes.


Por esos años aún se empleaba a los animales para jalar las carretas.



A principios del siglo XX,  el ferrocarril fue reemplazado por el tranvía para el transporte público, el cual cumplía la misma función de transportar a las personas, pero con distinta ruta, optando por la actual avenida Reducto hacia los distritos de Barranco y Chorrillos.


El interés por residir en la zona, motivó la ampliación de las calles hacia el norte, siempre alrededor de la estación del tren / tranvía.


Se nombró San Diego a la continuación de la Alameda Miraflores ( actual avenida Ricardo Palma), paralela a la avenida Andrés Cáceres.


Asi mismo, se habilitó el servicio con los tranvías alimentadores,  conocidos tranvías de empalme. 
Uno de ellos se dirigía desde la Bajada Balta hasta la avenida Ricardo Palma, el cual hacía contacto con el tranvía que unía Lima y Chorrillos.


Hacia el año 1930, el servicio de Omnibuses Urbanos de Miraflores, que partía en la estación Ricardo Palma, amplió su ruta por toda la Alameda Pardo, hasta la intersección de las calles Comandante Espinar y Jorge Chávez, para continuar por las calles José Gálvez y/o Mariscal Castilla (hoy Berlín), el Malecón 28 de Julio hasta la avenida 28 de Julio, para llegar a la Estación 28 de Julio, en el mismo lugar de la ruta del tranvía eléctrico, para continuar por la misma avenida 28 de Julio, ingresar por la calle Colón, avenida Benavides  y el pasaje Los Pinos.



Carretera de Chorrillos / Av Paseo de la República - Distrito de Miraflores



Fotografías Derechos Reservados


 
Vagón en el Parque Reducto No 2 - Distrito de Miraflores


Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Becerra Distrito de Miraflores

calle Becerra Distrito de Miraflores