domingo, 1 de junio de 2008

Mi poesia y un espejismo en bicicleta


Desde niña cautivó mi atención la poesía, al descubrir que mediante breves frases se podía relatar una historia de amor, que llegue a sensibilizar a cualquier corazón.

Gracias al curso de Literatura conocí a variados escritores que perpetuaron su sentir entre sus versos, por ello me aprendí de memoria algunos tan largos como la “Oda a la vida retirada” de Fray Luis de León, o "Mis Golondrinas" de Federico Barreto, y empecé a asistir a los recitales poéticos.

Monumento al poeta  Fray Luis de León
Sin embargo, al poco tiempo, noté que las obras que se declamaban eran casi siempre las mismas, en títulos y autores, por lo que decidí recopilar algunos poemas con ayuda de las bibliotecas y poemarios mediante una que otra adquisición.

Federico Barreto
Entre los anaqueles descubría al escritor agradable para mi mente y mi corazón, en esas circunstancias mi compra era directa, pero fueron muy pocos los libros que conseguí de mis autores favoritos, me tuve que conformar con antologías, donde nuevamente se incluían los poemas escuchados repetidamente.

Los años pasaron, dedicando mi tiempo a otras diversiones, pero mantuve el hábito de escribir mi sentir en algún papel, colocar la fecha y guardarlo. Muchos de esos sentires son ahora hermosos poemas.


Un espejismo en bicicleta



el espejismo en bicicleta
Hace unos años escribí docenas de poemas inspirada por el amor sentido hacia un espejismo en bicicleta, pero como tal, no podía escucharlos, por ello decidí emplear los medios virtuales para que mi voz llegara a sus oídos espectrales, fue en ese momento cuando empecé a recitar.

El tiempo, aliado de la tristeza, procuró que los sentimientos por el espejismo se durmieran, creo que uno nunca deja de amar a quien alguna vez amó, pero hay que voltear la página y continuar.

Pero debo confesar que le tengo un especial recuerdo, pues sus actos provocaron dar a conocer mis versos hacia un infinito número de seres, de manera presencial.


"Mis Golondrinas"
Federico Barreto 

Huiste como un pájaro del nido
y me olvidaste para que muriera
y yo quiero olvidarte y no te olvido
y yo te querré siempre, aunque no quiera. 

Nunca creí perderte, y te he perdido
al despedirte me dijiste: ¡Espera!
y esperándote vivo y he vivido
y así te esperaré la vida entera. 

Tal como tú, volaron otro día
en dorado tropel mis ilusiones
y no han vuelto a su nido todavía... 

¡Nada me queda!. Está mi dicha trunca
y todavía aguardo en los balcones
las golondrinas, que no vuelven nunca. . .







"VIDA RETIRADA"
Fray Luis de León


¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspe sustentado!

No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.

¿Qué presta a mi contento
si soy del vano dedo señalado;
si, en busca deste viento,
ando desalentado
con ansias vivas, con mortal cuidado?

¡Oh monte, oh fuente, oh río,!
¡Oh secreto seguro, deleitoso!
Roto casi el navío,
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.

Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero;
no quiero ver el ceño
vanamente severo
de a quien la sangre ensalza o el dinero.

Despiértenme las aves
con su cantar sabroso no aprendido;
no los cuidados graves
de que es siempre seguido
el que al ajeno arbitrio está atenido.

Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo,
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.

Del monte en la ladera,
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto
ya muestra en esperanza el fruto cierto.

Y como codiciosa
por ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.

Y luego, sosegada,
el paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo
y con diversas flores va esparciendo.

El aire del huerto orea
y ofrece mil olores al sentido;
los árboles menea
con un manso ruïdo
que del oro y del cetro pone olvido.

Téngase su tesoro
los que de un falso leño se confían;
no es mío ver el lloro
de los que desconfían
cuando el cierzo y el ábrego porfían.

La combatida antena
cruje, y en ciega noche el claro día
se torna, al cielo suena
confusa vocería,
y la mar enriquecen a porfía.

A mí una pobrecilla
mesa de amable paz bien abastada
me basta, y la vajilla,
de fino oro labrada
sea de quien la mar no teme airada.

Y mientras miserable-
mente se están los otros abrazando
con sed insacïable
del peligroso mando,
tendido yo a la sombra esté cantando.

A la sombra tendido,
de hiedra y lauro eterno coronado,
puesto el atento oído
al son dulce, acordado,
del plectro sabiamente meneado.



" Ultimo Ruego"

Sería importante difundir que parte del poema " Ultimo Ruego", de Federico Barreto, fue utilizado en la canción "Ódiame" un tema delicado es ignorar los Derechos de Autor.
Adjunto el soneto completo.





7 comentarios:

  1. Jose Antonio Jaramillo. Lopezmayo 21, 2012

    Que buen adjunto, ese poema de Fray Luis de Leon no lo leia desde que estaba en el colegio.
    El poema de Barreto, es nuevo para mí, muy romántico.
    Y una pregunta ¿ quien es ese espejismo en bicicleta?, la foto no es muy antigua osea que el espejismo sigue apareciendo, jajajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos distintas vivencias, pero hay una constante, haber tenido que leer a los clásicos españoles, ingleses y americanos con su poesía, pocas veces revisamos con el mismo fervor a nuestros poetas, ese des interés constante por lo nuestro, inclusive ahora, se le brinda todas la facilidades a un cocinero, pero mucho me temo es porque esta casado con una extranjera, el famoso don Pedrito nadie le dio mucha bola.
    Es parte de nuestra idiosincrasia, pero felizmente por ahí salió el ignorado Federico Barreto, con sus poemas nacionalistas, y el clásico vals Odiame.
    Gracias por tus artículos.

    ResponderEliminar
  3. Ana Maria Gutierrezmayo 31, 2012

    Poco conocido el poeta peruano Federico Barreto, te debe haber impresionado para tomarlo como ejemplo, voy a revisar sus obras.
    Gracias por tu artículo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Fátima por dedicarnos unos segundos de tu tiempo en hacernos recordar hermosos poemas que estudiamos en la escuela, no se si ahora se estudiara a los clásicos de la literatura, o se limitaran a leer los títulos, poco se ven el amor por la lectura, y ni hablar de las bibliotecas, pareciera que todas se hubieran quedado en esa época, casi ninguna tiene libros nuevos, y los servicios son pésimos.
    Mucho de reservas internacionales pero poco de cultura.
    Angélica

    ResponderEliminar
  5. Muy hermosos todos tus poemas Fátima

    ResponderEliminar
  6. Y para varias, siempre una que otra bolsa de basura en Miraflores, eso no falta.

    Gracias por los poemas.

    Felipe

    ResponderEliminar
  7. Jose Alfredo Mattosabril 10, 2013

    Los autores clásicos dedicaban mucho de su tiempo es escribir poemas trascendentes, pasa el tiempo y ahora ya no se lee poesía sino cualquier cosa.

    Igual sucede con la música, uno debe quedarse con los clásicos, a excepción de uno que otro nuevo valor, que continúa cantando obras clásicas, no han surgido artistas inmortales.

    Jose Alfredo Mattos

    ResponderEliminar

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores