miércoles, 28 de marzo de 2012

¿Habitamos entre desperdicios?



Pocas veces se observa que en las hermosas ciudades, es donde se genera la mayor cantidad de desperdicios.


En promedio, son dos kilogramos de residuos sólidos, que terminaran en zonas alejadas, pero el impacto será sentido por todos los habitantes del planeta Tierra.

He determinado que habitamos entre desperdicios, si nuestro consumo normal de alimentos no debería superar los 1500 gramos al día, ¿Por qué diariamente colocamos en la vereda esos dos kilos, de los cuales 500 gramos corresponden a residuos de alimentos?. ¿Por qué se multiplica por 8 la cantidad de basura que arrojamos a diario?

Pero la pregunta menos respondida es:

¿Por qué necesitamos tantos bienes físicos para sobrevivir?


El tema del reciclaje nada tiene que ver con el comentario, el problema es la necesidad física de “tener cosas”.

Tampoco compromete a las municipalidades ni al gobierno, corresponde a cada ser fijarse metas en la cantidad de desperdicio que le dejará al planeta, así como proyecta el grado educativo que desea, el espacio que requiere para su hogar y la cantidad de bienes, también debería proyectar de cuanta “basura”  será responsable.

Los últimos cuarenta años, desde niños estamos contaminando el planeta sin saberlo, con los pañales desechables. Son justo aquellos con mayores ingresos que residen en los barrios residenciales, los que los emplean. Se  usa en promedio cinco mil pañales en los dos primeros años de vida


Si de responsabilidad se trata, deberíamos revisar nuestras costumbres y conducta, el proceso de reciclado es una muy buena alternativa, pero disminuir los niveles de desperdicios sería óptimo.

Seleccionando lo que requerimos para vivir, mejoraría nuestra conducta cívica.

No pensemos en nuestros descendientes, especulemos en nosotros, en descubrir que no requerimos de tantas cosas o alimentos, al saber que ante cualquier eventualidad de escasez nuestras necesidades serían mínimas, que perfectamente podríamos sobrevivir ante un desastre ecológico o una invasión.


Fotografías de la playa del distrito de Miraflores, captadas el miércoles 28 de marzo del 2012, 6:30 am.  
Repleta de residuos de papel, bolsas, y otros desperdicios.


279

En sobre de plástico o bolsa de papel


Ante una ciudad en que cuando llueve las pistas y veredas se llenan de lodo, que los árboles están impregnados de la suciedad del ambiente, y al no existir servicios higiénicos públicos en los principales centros de afluencia donde las personas pueden asearse en el camino de su labor, es normal que nuestra correspondencia llegue sucia, mojada y hasta arruinada.

Por ello pensando cual sería la mejor manera de repartir mis invitaciones para las actividades culturales que realizo, decidí por dos alternativas, la vía virtual, donde sólo el 20% de mi base de datos confirma que le llegó la invitación y aún es menor el porcentaje que me asegura que la leyó a tiempo, aunque se la envié 15 días antes, o las invitaciones las entrego personalmente en lo cual aparentemente no hay pierde.


Sin embargo cuando las debo dejar en la puerta de las casas, también existen varias situaciones que impedirán que las lean: que esté lloviendo, el piso esté mojado y se moje la invitación, que el perro se la “coma” antes que la recoja el destinatario o que se traspapele con todo tipo de volantes y correspondencia.

Ante ello, también debo optar por dos alternativas, colocarla en su inmaculado sobre blanco (como se estila) o ponerla dentro de una bolsa de plástico para evitar que se ensucie con la lluvia, suciedad y los restos del engreído.


Ante esas opciones decidí colocarla en un sobre blanco dentro de una bolsa transparente, si es posible a prueba de mordedura de perros, para tener la certeza que mi invitación llegue de todas maneras a su destino.

De otro lado, sería interesante saber en que quedó mi artículo escrito el 18 de julio de 2008, donde señalo que según una ordenanza está prohibido repartir volantes, casa por casa o a la mano, a no ser que esté autorizado, además de informarme sobre la norma donde se encuentran las condiciones para solicitar ese volanteo (en el TUPA no lo encuentro …).


Cómo es que todos los supermercados, restaurantes, universidades, telefonías, funerarias, inmobiliarias, bancos, y otras empresas consideradas “principales contribuyentes” invaden con ese tipo de volantes nuestras casas, además de los gasfiteros, monedas antiguas, clases de inglés, reparación de computadoras, gimnasios, etc. que a veces sólo consigna un teléfono o se encuentra en otro distrito, adicionalmente a la publicidad política en época de elecciones, y en cuyos volantes no parecer existir algún sello de aprobación edil.


Si no está autorizado ese volanteo y alguien lo detecta, se aplicará una multa (equivalente al 10% de la UIT), pero también me encantaría saber como es el sistema de cobro de la multa cuando el volante sólo consigna un teléfono y el que volantea es un menor de edad.



50

5 comentarios:

  1. Es importante enseñar a reciclar, para evitar estos problemas

    ResponderEliminar
  2. Estimada Fátima:

    Los bienes físicos industriales son necesarios y muchas veces indispensables. Con la revolución industrial Inglesa se dio origen a muchosde estos bienes. Si retrocedemos unos siglos atrás ¿porque crees se originaron las pestes y otras enfermedades epidémicas en Europa ?

    Justamente porque los desperdicios se tiraban en las calles comenzando a aparecer las ratas, zancudos y otros que comenzaron a traer

    las grandes plagas en el viejo continente que trajo como consecuencia la muerte de millones de personas.

    En lo concerniente a Lima, particularmente a las playas de Miraflores, se debe a la falta de civismo,conciencia, educación e instrucción de las personas que viven en el Callao; pues arrojan las bolsas de basura por los acantilados llegando estas al mar, rotas y consecuentemente con la basura esparcida

    Si en algún momento nos vemos en el partido podremos cambiar de ideas al respecto.

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Fátima:

    Espero que te encuentres muy bien.

    Muchas gracias por tus valiosos aportes. Recuerdo que una vez nos comunicamos. Te agradecería que me envíes tus teléfonos para llamarte.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Sin saberlo, desde niños empezamos a contaminar el Planeta Tierra con los pañales desechables. Son justo aquellos sectores con mayores ingresos que usan por cada niño, en promedio cinco mil pañales en los dos primeros años de vida, y ello representa basura por varias toneladas, imposibles de reciclar ni desechar, se deben enterrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Rosamarzo 28, 2018

      Algunos pañales se pueden tirar al wc, pero es mejor no hacerlo porque se puede atorar, al igual que las toallas higiénicas, tiempos aquellos los de la abuela que se la pasaba lavando pañales.

      Eliminar

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Más leídos del Blog