domingo, 13 de abril de 2008

Quebrada Balta un camino hacia el mar



Por su extensión y superficie, es indiscutible que la quebrada Balta, fuera la ruta final de un río, ubicado entre dos laderas.




Esa geografía fue aprovechada por los habitantes del antiguo pueblo de Miraflores,  para cultivar los productos nativos de la zona, en los desiguales terrenos, especialmente en la parte superior de la quebrada.



Ayudó a realizar ese cultivo, la presencia de las acequias de los canales del río, tanto por la superficie como por el subsuelo, que irrigaban la zona.




Desde el siglo XVI  esa comunidad nativa residía en ambos lados de la ladera.
Sus viviendas, eran chozas ubicadas en los acantilados y en la zona superior.



Desde esa época está trazada la zona central como un sendero para llegar al mar.




De las excavaciones, los arqueólogos han encontrado restos de textiles, cerámica decorada de colores-. Así como restos de cultivos de maíz, frijol, pallar, chirimoya, pacae, y de algunos animales como llamas, alpacas, perros, cuyes, patos, peces y moluscos oriundos del mar limeño. 



Llegar hasta la orilla del mar era importante, tanto para extraer los recursos marítimos, como los peces y mariscos, como para acceder al agua limpia, que emanaba en los acantilados, desde los chorrillos subterráneos.



Esos chorrillos eran producto de las filtraciones en el sub suelo,  producto de los ríos que irrigaban el valle de Lima, acondicionado desde épocas prehispánicas para la fertilidad de los campos de cultivo.







A finales del siglo XVI, ante la llegada e invasión de los extranjeros, muchos nativos abandonaron sus residencias.




A principios del siglo XVII, los terrenos de la superficie, fueron divididos en potreros y entregados a distintos ciudadanos extranjeros y mestizos, para que pudieran criar su ganado y sembrar productos propios de su alimentación, distintas a la de los nativos miraflorinos.





Los nativos que permanecieron en la zona, se dedicaron a laborar en dichas tierras, para aprovechar la cercanía al mar.


Los nuevos propietarios debían abonar a la entidad religiosa, que se hizo dueña de esos terrenos.



Toda la zona denominada Malecón Balta, se urbanizó a principios del siglo XX por descendientes de europeos, habilitando un camino hacia la ladera, mediante la adecuación de unas líneas para el transporte que era arrastrado mediante una mula.



En una de las laderas de la quebrada Balta, se habilitó un hermoso parque, llamado “Las Terrazas”, mejorando el sendero por la zona central, con caminos de adoquines y áreas verdes.


   

Hasta los primeros años del siglo XX, en la zona cerca al mar de la quebrada de Miraflores, se podía apreciar numerosos chorrillos de agua, esas filtraciones de agua  hacían que el sendero sea pantanoso, lo cual provocó el crecimiento de muchas plantas y helechos.



Para llegar a la playa, era preciso descender de la pendiente, con un ligero grado de inclinación, alrededor de 400 metros, debiendo girar hacia el lado derecho, y continuar descendiendo.



Felizmente, se ha mantenido gran parte de la belleza de este hermoso pareja miraflorino.



Fotografías Derechos Reservados




Una fotografía actual de la quebrada Balta


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Becerra Distrito de Miraflores

calle Becerra Distrito de Miraflores