miércoles, 2 de abril de 2008

¿Y murió por nosotros?



Recomiendo a los seres poco tolerantes de las opiniones del próximo, que no lean este artículo sobre una historia desde el punto de vista de los derechos civiles y económicos de los residentes de un pueblo, que ofertan sus productos en las plazas públicas los fines de semana, así como de un hombre que se sacrificó, al evitar delatar a los que lo acompañaron mientras realizaban un acto en contra de la ley.

Durante años escuché que alguien murió por nosotros, mensaje repetitivo, que trataré de analizar a base de la misma información para determinar la verdadera razón por la cual murió.


La plaza pública.
El centro de muchas ciudades, está rodeado de la comuna, el templo y una plaza principal. 

Los fines de semana, alrededor de ella se reúnen pobladores de la zona para ofrecer sus mercancías, producto de su trabajo semanal : vendedores de bueyes, ovejas, palomas, vegetales, telas, adornos, vasijas, plantas, y algunos otros comerciantes, como cambistas de moneda extranjera.

Para ubicarse en dicho lugar es preciso abonar una cierta cantidad, a la comuna o al que regenta el templo. Ese día, la mayoría de vecinos acuden a la plaza central para oír el sermón y/o adquirir lo que necesitan.

Templo de Jerusalem







Un predicador.
Cuenta la historia, que durante tres años, un hombre se la pasó pregonando con mucha sensibilidad, hermosas historias a la comunidad, acompañado con doce seguidores y sus familias.

El predicador con sus mensajes e ideas, conquistó miles de corazones, por eso, ellos les brindaban sus hogares y alimentos para que pudieran continuar con su ideal. En toda época es normal que seres de buena voluntad se dediquen a difundir palabras de esperanzas por el futuro, y debido a ese mensaje nunca nadie es perseguido ni censurado.

Una mañana cerca a la fiesta de la pascua judía.
Por alguna razón, aquel hombre, una mañana de fin de semana decidió que algunos de los comerciantes que se encontraban en la plaza central, estaban invadiendo la “casa de su padre”, y en una actitud inexplicable, destruyó el sacrificado trabajo de cada uno de los honestos vecinos de la localidad.

Los damnificados, recurrieron a la justicia, para solicitar que el belicoso, sufrague los destrozos y pérdidas, porque debido al descontrol, terceros aprovecharon el tumulto y robaron todo lo que pudieron. 

Según la historia, fue fácil identificarlos, sin embargo, uno de ellos, fue muy puntual al negar su presencia e inclusive asegurar que nunca conoció al que inició dicho destrozo.

La cárcel.
El protagonista de esta historia, fue delatado por uno de sus acompañantes, que no quería verse involucrado en dicho delito, posiblemente también se mantuvo al margen de los destrozos, sin embargo, fuentes no verificadas mencionaron que los otros participantes de dicho hecho, para evitar que los delate, lo asesinaron, colgándolo en un árbol.

Una vez preso el protagonista de esta historia, se comprobó que no tenía recursos con los cuales pagar a los damnificados, pero como aún era necesaria información sobre sus cómplices (al igual que en los tiempos actuales), fue castigado mediante latigazos para que los delate, sin éxito.

Ante esas circunstancias, a las autoridades de la época, no les quedó más remedio que sancionar su delito. En esos tiempos, a los delincuentes se les crucificaba, algunos no morían, pero otros por ser más débiles obviamente la posición los mataba.


Y murió por nosotros.
Parece que la frase “Y murió por nosotros” fue acuñada por las personas que no fueron delatadas por el protagonista, porque no sufrieron ni la cárcel ni la crucifixión similar a su líder.

Esa frase fue utilizada por Mateo, Juan, Lucas y  Marcos al momento de relatar esta historia.

Datos : Mateo y Juan fueron apóstoles de Jesús, Marcos fue discípulo de Pedro, Lucas fue un médico de origen sirio discípulo de Pablo de Tarso (10-67) quien fue un activo perseguidor de los cristianos bajo la influencia de los fariseos, sin embargo en el año 36, se dice que Pablo tuvo una visión y se convirtió al cristianismo.



10 comentarios:

  1. Entender lo hechos cristianos en un contexto actual nos hace 'dudar' de muchos de los testimonios que la Biblia no dejó. Sin embargo recurrir a estas enseñanzas en buena cuenta no le hace mal a nadie. Es mejor entender la historia cristiana con un sentido crítico para no sentirse sectario... o digmático...

    Chinasklauzz

    ResponderEliminar
  2. Es una opinión o visión distinta, respetable, pero el mensaje de nuestro Señor es el mismo, el mensaje de esperanza siempre estará presente.

    ResponderEliminar
  3. Maria del Carmen G.abril 18, 2012

    Teoría dificil de aceptar, pero se respeta.

    ResponderEliminar
  4. Tema controversial, esa fue la verdadera historia, o es la que quisieron que supiéramos, a veces la fe no puede estar por encima de la verdad.

    ResponderEliminar
  5. Creo que tienes una imaginación muy grande. Antes de siquiera iniciar a refutar la gran cantidad de errores históricos y de desaciertos culturales, sería interesante que pudieras brindarnos las fuentes (que deberían ser sólidas y fidedignas) en las que te basas para afirmar las cosas que dices. Es muy fácil echar a volar la imaginación y decir cualquier cosa, pero si realmente quieres ser tomada en serio entonces debes fundamentar tu artículo. Si no tienes fuentes más que tu imaginación entonces, ya sabemos que esta es una historia novelesca a la que no le debemos dar la menor importancia.

    Ahora bien, hay varios datos erróneos:
    1.- Para empezar, la escena en la que Jesús echa a los vendedores del templo no ocurre en ninguna plaza central, ocurre - repito - dentro del mismo templo. Y no era esta ninguna costumbre como lo señalas, sino que como era la época de fiesta de Pascua había más negocio porque llegaban judíos y gente de todas partes del mundo.
    2.- No hay relación entre esta escena y el arresto de Jesús porque el desalojo de los mercaderes ocurre el primer año del ministerio de Jesús mientras que su arresto se da casi tres años después.
    3.- A Jesús no los censuraron por sus palabras de esperanza sino por decir que Él era el Mesías.
    4.- Cuando Pedro niega a Jesús, Jesús no estaba siendo investigado por esto que ocurrió en el templo.
    5.- Judas no fue asesinado, se suicidó. Y si quiere decir lo contrario, muestra pruebas.
    6.- A los delincuentes no se les crucificaba. Se crucificaba solo a los acusados de rebelión. Y a Jesús lo acusan de rebelión por decir que era "Rey de los judíos". No crucificaban a nadie por volcar mesas de mercaderes en el templo.
    7.- En ninguna parte de los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, ninguno de ellos dice: Y murió por nosotros. Ellos nunca usaron esa frase.

    Espero te sean de ayuda estas precisiones.... para que hagas memoria y recuerdes toda la información que escuchaste durante años, que obviamente has olvidado, sobre “Jesús que murió por nosotros”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rolando Salinas Gutierrezmarzo 26, 2013

      Hubiera sido interesante que el anónimo se identificara, porque mucho de lo que escribe también es inexacto, sobre todo en lo del arresto de Jesús, fue el mismo día de la escena en el templo, lo vemos cada viernes santo, cuando relatan la historia de Jesús.
      En cuanto a lo de Judas, nadie sabe bien que pasó.
      Lo de Pedro también es a las pocas horas del arresto, el mismo Jesus le dijo en la última cena que lo negaría tres veces.
      Creo que el anónimo se esconde en el anonimato sólo para escribir que estás equivocada, como tu misma dices, es tu percepción desde el punto de vista Económico, es extraño pero válido.
      Felicitaciones Fátima, siempre escribes temas interesantes, con puntos de vista distintos y discutibles.
      Rolando Salinas Gutierrez

      Eliminar
  6. Cuanta información habrá debajo del puente, cuanto habrá de cierto, lo que sé es que han pasado dos mil años, y poco de lo que predicó nuestro Señor queda en las mentes de las personas que dicen seguirlo, mucho de misas y sermones por semana santa, pero a la hora de actuar, es tan diferente el comportamiento.

    Tu teoría es nueva, es tuya, pero de todas maneras aun existe la envidia, el egoísmo, la mentira, la maldad, y eso no es lo que quería Cristo, quería paz y buena voluntad.

    Ya escribí mucho como siempre

    ResponderEliminar
  7. Miguel Angel Pereyramayo 31, 2012

    Difícil artículo, algunos comentarios no me quedan claro, en la mayoría de estudios la escena del templo son días antes de la muerte.
    Pero no soy quien para opinar sobre temas que aun no comprendo bien, que necesidad de matar a alguien por sus ideas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muchos artículos crean controversia sobre el destino final de Jesús, pero nunca esperé leer algo similar, algo así como un enfrentamiento con la justicia por los destrozos, interesante análisis, me gustaría saber que piensan los curas.

    Alfonso Valle

    ResponderEliminar
  9. No está claro si fue Jesus o algún revoltoso el que rompió las cosas de los otros mercaderes, Jesús sólo fue hacia los que cambiaban moneda, porque consideraba que no era bueno hacerlo delante de la morada de su padre, es como cambiar dólares delante de la Iglesia.

    ResponderEliminar

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Saenz Peña

Saenz Peña

Más leídos del Blog

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores