jueves, 10 de septiembre de 2009

Es el matrimonio el fin del camino


Muchos seres que han conseguido todo lo que desean en la vida, en su profesión, arte y oficio, posicionarse en el mercado laboral de manera exitosa, adquirir los bienes que deseaban y  la propiedad de acuerdo a sus gustos, muchas veces no han logrado contraer matrimonio con aquella persona que cumplían los requisitos para ser la de sus sueños.
Porque con el tiempo, empiezan a descubrir que la persona con la que juraron vivir por el resto de sus días, resultó no ser la adecuada, pero por haber establecido raíces físicas y materiales, no pueden dejarla, pues representa algo más que una compañía, es su presentación ante la sociedad de no ser un fracasado matrimonial.

A causa de esos temores sobre el que dirán, la mayoría de seres se mantienen encadenados en el juramento eterno, sin saber si alguna vez podrán completar el círculo y en verdad sentir “amor”.
Algunos pocos arriesgan toda su fortuna material por completar el ideal y “amar”, total si una vez ya lo consiguieron podrían volver a conseguirlo, pero por ahí ronda otro condicionante: la edad, casi siempre las personas se sienten que ya son mayores para volver a apostar, y deciden que como ya “amaron” una vez, ya no es importante y que venga la muerte, mientras dedican su tiempo libre en todo lo demás.

Muchas veces los participantes de estas relaciones truncas, optan por situaciones totalmente disímiles, ella se vuelve lesbiana y él homosexual, esta visto que ambos ya no tienen nada que compartir en común, sin embargo desean continuar con su vida sexual, pero para evitar el qué dirán ambos recorren caminos opuestos, y bajo apariencias que el entorno descubre fácilmente, optan por parejas del mismo sexo, considerando que tienen el poder económico para poder comprarlo.

Según mi amigo el poeta Christian Ampuero : "El amor es la sorpresa de encontrar en otro a uno mismo", frase que comparto en su totalidad. Cuantos de nosotros podemos decir es igual a mi, casi nadie, sentir su sentir no importa donde se encuentre, percibir cuando esta triste, comprender lo que dice con sólo mirarlo, así como dijo Gustavo Adolfo Bécquer: “ El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”, sensaciones que yo he tenido la suerte de vivir.

Por ello escribo, sólo cuando hemos descubierto que una mirada puede ser cómplice de mil sentimientos, hemos encontrado a aquel ser perfecto al que deseamos amar, no importa el nivel económico, tiempo ni edad.

Pero muchos seres, en vez de dejar a un lado a aquel a quien creía amar cuando descubrió que fue equivocada la decisión, esperan sentados al verdadero amor para recién reemplazarlo, jugando a lo seguro; pero la mayoría de veces ya es demasiado tarde para optar a la separación, ya se jugó durante mucho tiempo al “matrimonio feliz” y el peso emocional de rectificar esa farsa, a veces es imposible de soportar. A causa de su miedo, mantiene físicamente el matrimonio mucho tiempo después de haberse ido el sentimiento de afecto.

Por ello, existe un contraste radical entre optar por distintos oficios, amistades y relaciones sentimentales ocasionales porque creemos estar tomando la decisión correcta y aquella de mantenernos con la pareja equivocada por miedo a no encontrar alguna alternativa mejor.

En todo caso, esas personas, son consideradas fracasadas sentimentalmente, porque no tienen el valor ni hidalguía de demostrar sus reales sentimientos, prefieren esconderlos, y aparentar que son “muy felices en sus matrimonios”.

jueves, 3 de septiembre de 2009

La Espina Bífida y el Ácido Fólico




La espina bífida es una malformación congénita de la columna vertebral, que se caracteriza porque uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante la gestación, y la médula espinal queda sin protección ósea, involucrando una saliente espinosa, por donde podrían quedar expuestos al exterior distintos componentes anatómicos, que se ponen de manifiesto principalmente en la niñez.


Según el nivel de gravedad afectará las estructuras, presentándose distintos grados de parálisis, pérdida de sensibilidad en los miembros inferiores, como también alteraciones de la función intestinal y del aparato urinario.



Las hay de dos tipos, la oculta, en la que los arcos vertebrales posteriores no están fusionados, la médula espinal, nervios y cubiertas (meninges) se encuentran intactos y no sobresalen; y la lesión es sentida pero como está cubierta por tejido celular subcutáneo, la piel no llega a verse en la parte exterior del cuerpo. Mientras que la abierta, es visible a simple vista, y sus variedades dependen del contenido de los tejidos que salen del canal medular y emigran hacia la piel.


La principal causa de la espina bífida es la deficiencia de ácido fólico en la madre durante los meses previos al embarazo y en los tres meses siguientes, aunque existe un menor porcentaje de los casos cuya causa es desconocida.


El ácido fólico es una vitamina B que ayuda a prevenir lo defectos del tubo neural (cerebro y médula espinal) cuando se toma antes y durante las primeras semanas del embarazo. El ácido fólico está disponible en ciertos alimentos, como en los Cereales, Lentejas, Espárragos, Espinaca, Fréjoles, Manís, naranja, Brócoli, entre otros.



La espina bífida no tiene un componente hereditario, lo que se heredaría sería la dificultad de la madre para procesar el ácido fólico, lo que ocurre en muy pocos casos. También se comprobó que una persona con espina bífida no tendrá necesariamente hijos con la misma discapacidad.

Yo nací y vivo con la espina bífida oculta, cuando tenia más o menos 14 años comencé a cojear y a sentir dolor durante y después de practicar deporte, pero como me encanta ir a mi playa Barranquito en invierno, y conseguir el permiso era difícil, porque iba sola, guarde silencio. 

En mis 20´s mientras pateaba el encendido de mi honda 70, volvió el dolor, y sólo ahí me enteré lo de la espina bífida, y los médicos no comprendían cómo podía caminar, correr, bajar y subir cerros sin mayor problema, según los médicos: mis huesos se fortalecieron por el ejercicio físico que siempre realizo y mi buena alimentación.

Debo confesar que nunca tuve la necesidad de algún medicamento para aplacar este dolor, sólo pienso o hago algo agradable y desaparece la pena, y lo mejor, desde hace más de 20 años casi no existen señales que alguna vez nací con la espina bífida.

Más leídos la última semana

Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Mis poemas en youtube

Loading...

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

Alameda Saenz Peña

Alameda Saenz Peña

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Glorieta del Parque Municipal de Barranco

Más leídos del Blog

Saenz Peña

Saenz Peña

Calle José Galvez

Calle José Galvez

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores